Pedro reunido y la economía sin barrer

09/08/2019

José María Triper.

La protocolaria reunión del presidente en funciones con el Rey en Marivent ha sido el escenario elegido por Pedro Sánchez para desvelar sus verdaderas  intenciones: “un gobierno progresista que no dependa de los independentistas” y para el que no cuenta con Iglesias y Podemos, de los que dice no se fía. Un escenario que sólo deja abiertas dos opciones, la abstención de Ciudadanos, con o sin presencia en el Gabinete, o repetir unas elecciones que le acerquen a la mayoría absoluta para un gobierno monocolor.

Sus entrevista con organizaciones sociales que son las que mueven votos en las urnas y no con los grupos parlamentarios que son los que les pueden facilitar la investidura corroboran el carácter preelectoral de este peregrinaje de Pedro Sánchez por España con el objetivo aparente de recabar apoyos para una nueva investidura pero que más parece una comedia para dar imagen a la ciudadanía de que lo intenta para luego culpar a los demás de una probable vuelta a las urnas que él está buscando y propiciando.

Pero mientras Pedro viaja y se reúne, la economía sigue descontando las incertidumbres externas e interiores y empieza a dar signos de una preocupante desaceleración  que empieza a recordar a los preludios del año 2007.

Los indicadores, que como el algodón no engañan, muestran una economía que se ralentiza y crece sólo el 0,5 por ciento en el segundo semestre; un déficit público que se dispara respecto a las previsiones hasta el 2,7 por ciento en el primer semestre, el peor dato desde el rescate bancario; un sector exterior que vuelve a números rojos al pasar de un superávit de 113 millones de euros en los cinco primeros meses de 2018 a un déficit de 3.257 millones este año; una caída de las ventas de coches del 11 por ciento en julio por vez primera desde 2012; también el peor dato desde 2012 se apuntan las compras y ventas de viviendas con un descenso del 9 por ciento en junio; unas ventas estancadas en el comercio minorista que suben sólo el 0,3 por ciento en junio; un descenso de la productividad aparente del trabajador del 0,4 por ciento entre enero y marzo, por segundo trimestre consecutivo;  y una pérdida de competitividad de 1,4 puntos hasta mayo.

Y si miramos al empleo lo cierto es que siendo el segundo trimestre del año tradicionalmente el mejor para el empleo, en este de 2019 el paro desciende sólo en 123.6000 personas, se han creado 136.000 puestos de trabajo menos que en los mismos meses del año precedente. Y los números, que como el algodón no engañan, muestran que es la primera vez desde la recuperación en 2014 que sube el paro en términos desestacionalizados entre marzo y junio, un 0,53 por ciento, el peor dato en cinco años.

Esto es lo que Pedro Sánchez definía tras la citada entrevista con el Rey como “buena marcha de la economía”. Pues que Dios le conserve el doctorado, que ya vemos para lo que le sirve, y a nosotros nos pille confesados.

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.