El dilema del voto regalado

06/09/2019

José María Triper.

Mientras políticos, analistas y medios de comunicación apuestan hoy, casi con unanimidad, por una repetición de las elecciones, convencidos también de que eso es lo quieren Sánchez y el PSOE, en Podemos aumentan las dudas sobre el paso a dar y la división entre quienes se mantienen en el gobierno de coalición y quienes sugieren apoyar la investidura gratuitamente para posicionarse luego como oposición, siguiendo la estrategia adelantada en la Comunidad de Madrid por VOX.  Eso sí, lo que confirman en la formación morada es que, sea cual sea la decisión, todos estarán a una con el líder que es quien al final resuelve, dispone y ejecuta.

Un Pablo Iglesias que, admiten, se encuentran entre un dilema que le coloca entre la espada de mantenerse en que si no hay gobierno de coalición “no hay nada que hacer” y asumir el coste político y posiblemente electoral de impedir por tercera vez un gobierno de izquierdas en España; y la pared de apoyar la investidura incondicionalmente, asumiendo una nueva y lacerante humillación, renunciado además a sus principios y al mandato de sus bases.

No olvidemos que el propio Iglesias sometió a consulta entre sus militantes y simpatizantes la decisión sobre la investidura y que estos refrendaron por inmensa mayoría la posición del líder y su cúpula de “o gobierno de coalición o nada”, aún a riesgo de ir a unas nuevas elecciones en las que las encuestas no les son especialmente favorables. Algo con lo que presiona Sánchez, que no ignoran los morados pero que, también en muchos casos, estiman que los electores sabrán apreciar la “honestidad y la coherencia” frente a la humillación y el entreguismo.

Y mientras las Unidas Podemos deshojan la margarita, lo qué si tienen claro en el resto de los partidos, y especialmente en el PSOE, es que un apoyo de Iglesias y los suyos a la investidura sin acuerdo echaría a los morados al monte de una dura oposición y sólo serviría para aplazar unos meses la convocatoria electoral, porque ese hipotético gobierno en solitario del PSOE ni podría aprobar los presupuestos ni estaría capacitado para sacar ley alguna de relevancia y contenido. Es decir, un Ejecutivo maniatado y abocado a un desgaste inexorable. Probabilidad esta que gusta mucho en el PP, casi tanto como la repetición electoral. Claro que, con las imputaciones de Aguirre, Cifuentes y compañía por la trama Púnica-Lezo de financiación ilegal tampoco están los azules para juergas.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.