La ciudad más bonita de Polonia está de moda

11/09/2019

Carmela Díaz.

Cracovia es una de las ciudades más bellas de Polonia; de aspecto medieval, parece anclada en el tiempo y merece la pena ser visitada. Por ello hacemos un recorrido por las paradas imprescindibles, comenzando por su plaza medieval que es la más grande del mundo, con doscientos metros de longitud por cada lado y en la que se unen los edificios y monumentos de lo más dispares.

El conjunto es sorprendente. Las casas que bordean la plaza fueron edificadas en los siglos XIV y XV, pero luego sufrieron restauraciones en el XVII y XIX, por lo que resulta fácil encontrarse con fachadas neoclásicas, portadas de piedra renacentistas y viguerías y patios porticados de la época primitiva. En el centro de la gran plaza se encuentra un original edificio de tonos amarillentos y también mezcla de distintos estilos. Se trata de la antigua lonja de los Paños. En su interior se encuentra hoy un animado mercadillo de artesanía. La plaza del Mercado constituye por sí misma un auténtico museo, en el que no se puede dejar de visitar la torre del Ayuntamiento y la pequeña iglesia de San Adalberto que hoy se encuentra unos dos metros por debajo del suelo. La iglesia gótica de Santa María es el monumento más impresionante del entorno. Está construida con ladrillos elaborados a mano y destacan sus dos torres con desigual terminación.

Al otro lado de esta concurrida plaza comienza la calle Grodzka, la principal de la ciudad, que es uno de los mejores caminos para llegar a la colina de Wawel y un muestrario histórico-arquitectónico de la ciudad, por sus residencias nobiliarias que todavía muestran en sus fachadas los escudos de armas de las familias aristocráticas del pasado y por las iglesias y colegios que se van sucediendo. Aquí se ubica el célebre restaurante Wierzynek, el más antiguo de Cracovia y para muchos el mejor de Polonia. La colina de Wawel ofrece las mejores panorámicas de la zona: destacan la catedral con sus tres torres diferentes y el castillo, reflejándose sobre las tranquilas aguas del río Vístula. Ambos, castillo y catedral, merecen una visita. Además, en este recinto hay que intentar encontrar la piedra mágica czakram que, según la leyenda, ha permitido que la ciudad haya escapado de la invasión de los tártaros en 1241 e incluso que durante la Segunda Guerra Mundial, cuando casi todo el país fue destruido por los nazis, Cracovia se librase de forma casi milagrosa.

También resulta imperdible la visita al barrio judío Kazimierz, que conserva todo el encanto de antaño y que ahora está plagado de cafés y restaurantes de todo tipo.  Allí se pueden seguir las huellas de La lista de Schindler ya que muchas de las escenas fueron rodadas en sus calles; incluso puede visitarse la antigua fábrica de Schindler, hoy convertida en museo y sala de exposiciones y en cuyas puertas pueden verse las fotos de algunos de los judíos que libró de la muerte.

¿Cómo llegar? El buscador de vuelos y hoteles www.jetcost.es  recomienda viajar a Katowice, cuyo aeropuerto se encuentra muy próximo a Cracovia. Katowice, capital de Silesia, es una vieja ciudad minera que hoy se ha convertido en una ciudad joven y muy animada. La compañía de bajo coste Wizz Air tiene vuelos directos a Katowice desde Barcelona, Castellón, Fuerteventura, Málaga, Tenerife y el recientemente inaugurado desde Santander.

Para más información se puede visitar la web Turismo de Polonia: www.polonia.travel/es

¿Te ha parecido interesante?

(+14 puntos, 14 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.