ESADE transmite un decálogo para evolucionar hacia una gestión responsable de personas

19/09/2019

diarioabierto.es. Tras analizar las buenas prácticas de Calidad Pascual, ISS Iberia, BASF y Henkel.

La política de responsabilidad social de las compañías aumenta la motivación, la productividad y el sentimiento de pertenencia de sus equipos, refuerza la atracción y retención del talento, a la vez que mejora el clima laboral. Esta son las conclusiones principales del informe La influencia de la RSE en la gestión de personas: buenas prácticas, elaborado por el Instituto de Innovación Social de la escuela de negocios ESADE y la multinacional de servicios ISS Iberia, especializada en Facility Management e IFS (Integrated Facility Services.

Para realizar el informe se han analizado las medidas de conciliación y flexibilidad en Calidad Pascual, la integración de personas con discapacidad en ISS Iberia, la experiencia de voluntariado corporativo de BASF y las políticas de empresa saludable de Henkel en España. «Estos cuatro ejemplos ponen de manifiesto que la forma en que interaccionan ambas áreas de la organización, a través de programas de doble dimensión, y con un modelo organizativo adecuado, puede facilitar a sus responsables la toma de decisiones, la generación de iniciativas y la superación de obstáculos. Además de éstos, el estudio descubre las ventajas que representan otras iniciativas, como el fomento de la diversidad, el cuidado de la salud emocional, la formación en competencias o la desvinculación responsable», señala el comunicado de ESADE.

De izda. a dcha.: Carlos Cortés, investigador del Instituto de Innovación Social de ESADE; Eulalia Devesa, directora de Responsabilidad Social Corporativa de ISS Iberia; Ignasi Carreras, profesor y director de los programas de formación directiva para ONG de ESADE, y Joseba Arano, director de Gestión Ética, Responsable y Excelente de Calidad Pascual, durante la presentación del informe en el campus de ESADE en Madrid.

Javier Urbiola, presidente ejecutivo de ISS Iberia, dijo durante la presentación del informe: “Promovemos un entorno de trabajo cooperativo, innovador y que facilite la inclusión de todo tipo de trabajadores”. Por su parte, Ignasi Carreras, coautor del informe y director de programas de formación directiva para ONG en ESADE, señaló: “La responsabilidad social de una compañía garantiza una gestión responsable y efectiva de personas”. “Las prácticas de responsabilidad social desempeñan un papel muy relevante y eficaz para lograr el tan deseado compromiso del empleado con la empresa por su capacidad de ofrecer un propósito, de atesorar la ética corporativa y de ofrecer un entorno laboral al cual merezca la pena pertenecer. En definitiva, la RSE garantiza una gestión responsable y efectiva de personas”.

Urbiola destacó  que en ISS las personas son un activo fundamental. “Promovemos un entorno de trabajo cooperativo, innovador y que facilite la inclusión de todo tipo de trabajadores. Las acciones de responsabilidad social y la creación de oportunidades para todos es parte esencial de la cultura y valores de la compañía y por eso apostamos por un empleo de calidad para las personas con discapacidad intelectual o de desarrollo. Actualmente un 5% de nuestra plantilla pertenece al colectivo de personas con discapacidad”, apuntó.

Imagen: Tumisu (obtenida en pixabay.com y modificada).

Un decálogo con impacto
Los autores del informe —el profesor y director de los programas de formación directiva para ONG, Ignasi Carreras, y el investigador Carlos Cortés, ambos del Instituto de Innovación Social de ESADE— concluyeron el acto comunicando un decálogo con las principales líneas de actuación para que una empresa evolucione hacia el concepto de gestión responsable de personas que actúe con eficacia e impacto:

  1. Incorporar la gestión responsable de personas a la estrategia global de la empresa.
  2. Impulsar y consolidar un estilo de “liderazgo responsable”.
  3. Saber generar y mantener viva una cultura de la responsabilidad.
  4. Articular mecanismos efectivos de escucha e implicación de los grupos de interés.
  5. Saber crear valor añadido a lo largo de toda la cadena de gestión de la empresa.
  6. Facilitar la interacción entre la RSE y la gestión de personas, y el resto de áreas.
  7. Fijar objetivos y metas, a medio y a largo plazo, acompañados de un sistema de métricas.
  8. Aprovechar las ventajas de la interacción entre la RSE y la gestión de personas.
  9. Definir una agenda de gestión responsable de personas.
  10. Integrar la RSE y la gestión de personas en una “gestión responsable de personas”.

Más información
⇒ Seguir en Twitter a @ESADE y a @ISS_ES

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.