Cambios de chaqueta

09/10/2019

Josep M. Orta.

Es curioso lo que está pasando en esta campaña electoral y como los partidos aparcan su ideología para adaptarse a lo que dicen las encuestas. Se les olvida y quieren olvidar que los ciudadanos no sólo piensan con su cabeza si no que además tienen memoria.

La última campaña electoral se basó en el auge de la extrema derecha y los besos en la boca que les daban los partidos afines (PP y Ciudadanos) y el miedo del resto de formaciones para que esta opción no triunfara por parte del resto de formaciones. El resultado fue el que fue y quedaron claro dos cosas: que los votantes prefirieron el original a los advenedizos y que los votantes optaron por un gobierno de coalición entre los socialistas y los podemitas, resultado que desoyó Pedro Sánchez con su obsesión de acaparar un poder que no le habían dado las urnas.

Ahora estamos ante un nuevo envite electoral y muchos partidos han cambiado sus cartas. El PP que ayer abrazaba a la extrema derecha y no le caían los anillos para pactar con ellos hoy los rechaza y pugna por abrirse a un espacio de centro y tratar de reagrupar para su formación los votos de la derecha. El programa que defiende hoy es radicalmente diferente al de hace unos meses. Para muchos un escandaloso cambio de chaqueta.

Por otra parte ahora el centro del debate es Catalunya. Las encuestas que están apareciendo en los medios quedarán desfasadas cuando se emita la sentencia del procés, pero hasta entonces el tema del debate parece centrarse en una guerra sucia de “dale fuerte al mono que es de goma”. Curiosamente lo que ayer no merecía la atención de la campaña electoral ahora es el principal problema y el caladero donde piensan pescar votos casi todos los partidos. En medio una guerra sucia de no pocos medios judiciales, políticos y periodísticos con filtraciones sobre los detenidos de los Comités de Defensa de la República, que muchos sospechan que entre lo que se dice y de lo que se les acusará hay un trecho muy grande. Pero hoy vale todo. Como ejemplo la esperpéntica argumentación que hizo Ciudadanos para defender su moción de censura, plagada de mentiras o hipótesis no demostrables. En cualquier caso el partido de Rivera parece que se ha quedado en tierra de nadie y no está claro que espacio político quiere ocupar.

Por su parte Pedro Sánchez olvida que todos los indicios que hace el mundo económico sobre una inminente recesión y promete unas inversiones sociales que en caso de que logre formar gobierno difícilmente podrá cumplir. Mie4ntras juega con usar la palabra izquierda combinándola con la apertura a un electorado centrista.

Curiosamente todos los partidos no nacionalistas confían su eslogan en la palabra España, aunque el significado de esta palabra puede ser polivalente según quien la use, incluso puede no querer decir nada pero tampoco les compromete a su electorado.

Claro que tras la sentencia del procés todo puede cambiar y por ello los partidos lejos de decir lo que piensan se piensan mucho lo que dicen. Encuestas mandan.

¿Te ha parecido interesante?

(+5 puntos, 5 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.