Del matrimonio ni me acuerdo

09/10/2019

Marrakech. Carmen Duerto.

David Bustamante, que es hombre de retos, de riesgos controlados y muy competitivo, no ha podido alzarse con la X Land Rover Discovery Challenge y a fé que lo ha intentado por tierras marroquíes. El triunfo se lo llevaron el equipo liderado por Laura Matamoros y Anabel Alonso, que acaba de entrar en Masterchef. El cántabro dice estar feliz y contento en esta nueva etapa de su vida. Al parecer ha decidido aligerar lastre y deshacerse de todas sus propiedades, vive con su novia, Yana Olina, en un piso alquilado y a finales de año, grabará una nueva temporada de La Voz en televisión.

Ahora sí que David Bustamante ha superado la crisis post matrimonio, en el momento en el que duda si hace cuatro o cinco años que se separó es que las cosas definitivamente han cambiado y la encargada de ese giro ha sido, Yana Olina “me separé hace cuatro o cinco años, ya no pienso en esa etapa del matrimonio. Soy un artista importante en la compañía discográfica mejor del mundo. Mi chica me mira con unos ojos que hace que tenga ganas de llegar a casa. He encontrado un equilibrio muy bueno entre trabajo y vida personal. He aprendido a no posponer y solucionar los problemas en el momento. No he sufrido tanto trauma con la ruptura, pero los cambios cuestan. Pasé de vivir en familia a la soledad. Ahora me gusta cocinar porque he estado en un mundo que me lo daban todo hecho y me perdía cosas. La ruptura me sirvió para resetearme y creo que mejorado, ahora no tengo tanta prisa porque he conseguido quererme a mí mismo. He tenido paciencia conmigo mismo y no he recurrido a terapias”.

En esa nueva cultura que ha descubierto de ir despacio y saboreando etapas, no entra el aumento de familia, aunque su hija Daniela haya cumplido los 11 “no pienso en tener un hijo, ni Yana tampoco me lo ha pedido. Ella es una niña de 31 años y yo un chaval de 37, no lo pensamos, aunque, lo más normal es que, si duramos y todo va bien, quizás sí, pero yo me siento realizado y ella no tiene esa inquietud. Creo que es importante disfrutar del presente porque el futuro será maravilloso. Me gustan las personas que me hacen ver que me quieren como soy y no por lo que tengo”. Y ya que está en racha y reconoce que a sus seguidores les puede gustar saber cómo es ella y lo que le gusta de Yana “cómo me mira, cómo me abraza, cómo me cuida y el amor que siente. Ella no quería nada conmigo cuando la quería conquistar y a su vez, cuando yo me alejé, es cuando hizo que me enamorase de ella. Lo hacemos todo juntos, un día la pobre se me descalabra. A ella le parece todo bien si está conmigo. Disfruto de su compañía, no me imagino con otra persona”.

 Rotundidad en sus palabras como en sus acciones. Bustamente, desde que se cayera de un andamio en una obra, sufre un vértigo patológico, aún así no dudó en aceptar el reto de competir en la Land Rover Discovery Challenge, aún sabiendo que habría pruebas en las que podría entrar en pánico “soy hombre de riesgos al que le gusta controlar las situaciones y por eso muchas veces me bloqueo. Por ejemplo, en la Land Rover Challenge siempre me enfrento a un pánico que va más allá del miedo y es el vértigo. Venir aquí me ayuda a superarme. Jamás imaginé que haría las pruebas que he pasado y me parece muy positivo porque supone un crecimiento personal”. La Challenge son 13 pruebas pero el año tiene 365 días y Bustamante reconoce que ha sido un año difícil y aún le quedan 10 conciertos de su gira “Héroes” y solucionar la anulación, por enfermedad, del concierto de Fuenlabrada “estos últimos años no han sido los más boyantes de mi vida por diferentes circunstancias. Aún así, no he perdido ninguna propiedad, las he vendido todas y estoy totalmente recuperado. En contra de la desaceleración que está sufriendo el país, yo estoy ahora en una época de aceleración. Estoy rehaciendo mi patrimonio y cuando crea que es el momento invertiré pero ahora prefiero estar alquilado porque me sale mejor”.

Y sin temblarle las piernas después de haber sobrevolado un puente de 10 metros, le sale el realismo que lleva dentro y no duda en afirmar “Yo a mi hija no la veo tintes de cantante. Es una niña muy inteligente, obediente, saca buenas notas y es buena persona pero un día dice que quiere ser actriz y otras cantante, aunque un día me dijo que quería ser vagueadora “voy a montar una empresa para no hacer nada” y se pasó un día encerrada en su cuarto castigada”.

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando…