La banca ética incrementa sus créditos el 16,31%, con una morosidad del 1,68%

19/10/2019

Miguel Ángel Valero. "El voto sobre las resoluciones de los accionistas puede convertirse en una poderosa herramienta para el cambio y para fomentar el progreso de las empresas hacia un modelo más sostenible, bajo los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno", subraya Masja Zandbergen, responsable de integración ASG de la gestora Robeco.

Las finanzas éticas han concedido el 16,31% más de préstamos  a la economía real, pasando de 1.267 millones de euros en 2017 a 1.474 millones en 2018, según el Barómetro de las Finanzas Éticas y Solidarias 2018, elaborado por el Observatorio de las Finanzas Éticas con el apoyo de la Barómetro de las Finanzas Èticas 2018 ha tenido el apoyo de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo y del Ayuntamiento de Barcelona.

El coordinador del Observatorio, Sergi Salavert, subraya que el incremento del volumen de préstamos de las entidades financieras éticas a la economía real, mediante la  promoción de proyectos con un claro impacto social y ambiental positivo, «contrasta con las cifras» de la evolución de los préstamos concedidos por la entidades «convencionales» en España. Y también resalta que la banca ética “está muy lejos de las actividades especulativas, la financiación de la armas o la apertura de filiales en paraísos fiscales para eludir impuestos”.

El estudio pone de manifiesto que las finanzas éticas contribuyen a la financiación de proyectos solidarios, siendo el sector medioambiental el más financiado, con un 40,64%. El sector social ocupa el segundo puesto con un 22,84%. El sector cultural recibe el 14,41% de los préstamos de la banca ética. El 22,11% restante se reparte entre ciudadanos particulares y Administraciones Públicas.

La morosidad de la banca ética es del 1,68%, frente a la de la banca convencional,  que se situó en el 5,81%. Valle Contreras, de Fiare Banca Ética, cree que “el acompañamiento en momentos de dificultad de las entidades es clave para evitar la morosidad”.

El capital social de las finanzas éticas ha seguido creciendo, situándose por encima de los 191 millones, un 6,45% más que en 2017, pese a que se ha reducido el número de usuarios en un 2,58%.

Sandra Castañeda, de Triodos Bank, cree que la banca ética «son las finanzas del sentido común«. «Por eso estamos en el foco de atención y tenemos un rol que jugar en la transformación del sector financiero. Somos conscientes de que va a haber algunos lavados de imagen, y tenemos que estar atentos para que el cambio se dé de forma real. Por ejemplo, la transparencia es vital: ¿cómo puede ser que no sepamos en que está invirtiendo nuestro banco? En Triodos Bank vamos aún más allá y hemos sido los primeros en España en medir y publicar la huella de carbono de nuestra cartera de préstamos e inversiones. Queremos que más entidades se sumen a este ejercicio de transparencia y compromiso social», añade.

Recuerda que Triodos Bank es cofundador de la Alianza Global para una Banca con Valores, una red formada por 54 bancos de todo el mundo que promueven un sistema financiero más sostenible al servicio de las necesidades humanas y de la economía real.

Valle Contreras, de Fiare Banca Ética, resalta que la proximidad y cercanía de un banco de estas características les hace más sensibles a demandas concretas de la sociedad. “Los socios y socias preguntan qué hacemos con su dinero, no qué les daremos por acción. Son conscientes de que el dinero no es neutro y quieren saber qué se hace con él”, resalta

Guillermo Villa, de Coop57, considera que  “nuestra misión es contribuir a la transformación social mediante la democratización de las finanzas”.

Auge de los seguros

Los seguros éticos gestionan un volumen de primas de 637.753.230 euros, procedentes de más de 1,4 millones de pólizas, y tienen inversiones realizadas que superan los 1.630 millones. Las corredurías éticas tienen un volumen de primas intermediadas de más de 12 millones de euros procedentes de más de 20.000 pólizas gestionadas.

«El mundo asegurador también forma parte de las finanzas éticas y es, de hecho, un actor inversor clave», destaca el Observatorio. Para incorporarlo al Barómetro se han utilizado como referencia aquellas entidades registradas con el Sello Europeo EthSI de seguros éticos.

“El Grupo ACM España apuesta por los seguros éticos y solidarios, con la finalidad de hacer del sector  un espacio en el que las personas, las familias y sus necesidades sean el origen, el centro y el objetivo último del conjunto de la actividad», explica Marcos Moreno, director del Canal Atlantis de esta compañía. «El sello EthSI es la confirmación de que estamos haciendo las cosas bien, gracias al compromiso de mejora continua del grupo y su orientación al compromiso con el bienestar social en general y de los clientes en particular», añade. “Cubrimos necesidades y esto, por sí mismo, ya es una función social. Tenemos que abrirnos y que la sociedad ponga en valor entidades como la nuestra”, remarca.

David Sánchez, de Seryes, destaca que “los seguros éticos nacen como una herramienta financiera al servicio de los ciudadanos para combatir los abusos del sector”. Su compañía “quiere ser el ejemplo de que el cambio es posible y de la apuesta de Seryes a favor de que las entidades aseguradoras compartan los principios de las finanzas éticas”.

Activismo accionarial

Por otra parte, «el voto sobre las resoluciones de los accionistas puede convertirse en una poderosa herramienta para el cambio»,asegura Masja Zandbergen, responsable de integración ASG de la gestora Robeco, en un artículo en el que insiste en que los acuerdos en las juntas pueden utilizarse por los grandes inversores  para fomentar el progreso de las empresas hacia un modelo más sostenible, bajo los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno (ASG).

Las gestoras BlackRock, Vanguard y SSGA aglutinan la cuarta parte de los votos en las juntas generales de todas las empresas del S&P 500.

«Invitamos cordialmente a los grandes inversores, con el apoyo de sus clientes, a unirse y refrendar propuestas ASG, bien formuladas y con relevancia financiera, para instigar el cambio necesario para mantener los activos económicos, ecológicos y sociales», afirma la responsable de Robeco.

«No todas las propuestas presentadas a las juntas por los accionistas son iguales, algunas son demasiado específicas y no contribuyen a la generación de valor a largo plazo para los accionistas», advierte esta experta, que reconoce que Robeco solo apoyó uno de cada seis propuestas de acuerdo relacionadas con el clima entre 2012 y 2015 en las juntas en las que participó.

Sin embargo, se han ido presentando propuestas «más inteligentes y relevantes», que favorecen una acción concertada y urgente para combatir el cambio climático, y que además revisten la flexibilidad necesaria para que puedan aplicarse. Por ello, este año Robeco ha votado a favor del 88% de las propuestas sobre acuerdos de gran relevancia climática.

Al mismo tiempo, Robeco considera que las cuestiones ASG son una herramienta de los gestores ‘activos’ para diferenciarse de los ‘pasivos’. Masja Zandbergeny ha animado al resto de gestores que interactúan bajo los criterios ASG a llevar a cabo una «acción coordinada» como «única forma de avanzar».

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.