La Europa que me saca de quicio

22/10/2019

Hernando F. Calleja.

Ahora, que parece que puede haber un acuerdo para organizar el desastre que es el Brexit y que los peores augurios se disipan, no podemos sentirnos satisfechos ante el fracaso gigantesco de un Reino Unido fuera de las fronteras de la Unión Europea, aunque deje una parte de su territorio dentro de la unión aduanera. Es muy cabreante que hayamos empleado tanto esfuerzo en evitar la hecatombe y tan poco a negociar, mucho antes y de mejor manera, la fórmula para que todo Reino Unido siguiera en la Unión. Me saca de quicio.

También me altera el ánimo es estilo cutre de sentir Europa cuando existen conflictos graves en alguno de los países miembros y las cancillerías de los países creen que despachan el asunto con una socorrida alusión a los asuntos internos. Me estoy refiriendo ahora a España y a la sentencia del Tribunal Supremo sobre los independentistas catalanes. Estados amigos, estados socios, estados que tienen en común principios éticos, estados que tienen una cultura y una manera de vivir muy semejantes, se han despachado lacónicamente con que son asuntos internos de España. ¿Es que Cataluña, que es España, no es territorio de la Unión Europea? ¿Eso es todo lo que tienen que decir?

La manera de escurrir el bulto en esta materia llena de aristas (y de larvadas amenazas en otros estados con diversidades internas semejantes a las nuestras) me saca de quicio. Y también ese paternalismo latente que todavía impregna las opiniones públicas de algunos de nuestros socios, que evidencia una desconfianza pertinaz en la calidad de la democracia española.

A pesar de todo, sigo creyendo en una Europa Unida y además, fraterna, coherente, marmórea en la defensa de la libertad, cooperativa, intransigente con el autoritarismo. Sigo creyendo que desde el Polo Norte a Gibraltar hay un espacio de inteligencia común y de buena disposición de unos con otros. Que desde Irlanda a los Urales hay un lugar único de paz y de progreso con el ser humano como protagonista absoluto. Y eso, que tanto me ilusiona, otras veces, sencillamente, me saca de quicio.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.