Una buena fabada en el Madrid más castizo

31/10/2019

Carmela Díaz.

Con la llegada del frío una de las cosas que más apetecen son los platos de cuchara y las recetas más contundentes. La Bobia, un restaurante asturiano ubicado en pleno centro capitalino, en la zona de La Latina (San Millán, 3), ya está preparado para la temporada de otoño/invierno con las imprescindibles recetas de puchero. Si por algo es famosa la gastronomía asturiana es por su producto, de gran calidad y por el sabor de sus recetas, llenas de tradición. Ahora que las bajas temperaturas acaban de llegar, en el restaurante ya han puesto en marcha sus fogones para ofrecer los platos más emblemáticos de una de las cocinas más sabrosas a nivel nacional e internacional.

Cuando hablamos de la cocina asturiana es inevitable pensar en los guisos de siempre, y en determinados platos que se han convertido en señas de identidad como la fabada o el cachopo. Pero su recetario es realmente extenso y así se demuestra en la carta de La Bobia. En este local, que en el pasado fue una de las sedes de la corriente contracultural de La Movida, se cocinan a fuego lento patatinas al cabrales (las croquetas de cabrales también están muy ricas), chorizo a la sidra, buen jarrete, un rico pollo asado, pastel de cabracho… y, cómo no, la fabada asturiana (la hacen buenísima) con compango de Tineo o el cachopo de ternera XXL relleno de cecina y queso ahumado de Pría. Además de una amplia selección de croquetas y platos elaborados con el chorizo asturiano como ingrediente principal o de otras especialidades como los huevos con gambones al ajillo y patatas. Lo mejor es acompañarlos de una sidra natural de la casa y finalizar con un arroz con leche con costra de caramelo para que la experiencia resulte redonda.

En este establecimiento te puedes dar un festín si eres amante de esta gastronomía y a precios muy comedidos. La Bobia es un restaurante asturiano donde poder volver a esos sabores sabrosos y caseros de antaño que el paladar siempre agradece y donde el bolsillo no se resiente. ¿Un consejo? Hay que reservar en las mesas que están en el interior de los barriles que se utilizaban para almacenar la sidra. ¡Son las más demandadas del restaurante! O en las mesas de terraza cuando el buen tiempo lo permite. También hay buenas opciones para el tapeo: tablas de embutidos, chorizos asturianos sobre cama de patatas, ensaladilla rusa… E incluso alguna opción que sorprende: nachos con carne, queso La Peral y salsa criolla o un sándwich cubano con lacón asado y queso ahumado.

El plan ideal es acudir la mañana del domingo a pasear por el Rastro y luego terminar comiendo en La Bobia porque el restaurante se encuentra a escasos veinte metros de este mítico mercadillo madrileño. Aunque hay que advertir que durante las jornadas dominicales está repleto y el tránsito de comensales es incesante.

¿Te ha parecido interesante?

(+8 puntos, 8 votos)

Cargando…