Obesidad laboral

11/11/2019

Miguel Ángel Valero.

Aprovechando la celebración del Día Mundial de la Obesidad, el doctor Gontrand López-Nava, director de la Unidad de Endoscopia Bariátrica del Hospital Universitario HM Sanchinarro de Madrid, dedicada al tratamiento de la obesidad y el sobrepeso, alerta contra el aumento de la discriminación laboral por obesidad que sufren muchos pacientes.

“En el puesto de trabajo la imagen de la persona es importante. Pesar más de 10 kilos de lo que sería su peso normal está creando en el trabajador un estigma social que perjudica sus relaciones laborales y su carrera profesional”, afirma el doctor, considerado como una referencia mundial en endoscopia bariátrica para hacer frente al sobrepeso y la obesidad, y especialista en la reducción de estómago como mejor método para combatir la obesidad por vía oral sin cirugía ni incisiones

“Los jefes verbalizan exteriormente sus muchas bajas en la empresa, según afirman los pacientes. En general, las personas obesas superan un mes de baja al año como consecuencia de que deben llevar a cabo más pruebas diagnósticas relacionadas con dolores de espalda y musculares, apnea, colesterol, hipertensión, pruebas radiológicas, TACs, páncreas, vesícula o riñones, etc.; además de pedir permisos más frecuentes para realizar sesiones de fisioterapia y rehabilitación”, argumenta este experto.

“Esta recriminación en el entorno laboral se traduce incluso en achacar a estos pacientes su impacto negativo para la rentabilidad de la empresa y en el gasto sanitario que generan a la empresa y al sistema sanitario. Paralelamente, para estas personas hacer horas extras es un agravante físico más”, añade.

“La consecuencia de esta discriminación laboral es que muchas personas obesas debido a su peor estado de salud padecen aislamiento en su entorno de trabajo, bajan su autoestima, se abandonan incluso más al ver que les cuesta muchísimo adelgazar, y tampoco ayudan los compañeros de trabajo que constantemente recriminan a la persona obesa si come mucho o si no es capaz de seguir una dieta, lo que a su vez provoca más ansiedad que puede derivar en incrementar el peso en otros 20 kilos en un año”, insiste el director de la Unidad de Endoscopia Bariátrica del Hospital Universitario HM Sanchinarro de Madrid.

La mujer obesa o con sobrepeso es la que más sufre este “discriminación laboral” dada la presión social estética que impera en los entornos de trabajo y su situación se agrava con la menopausia. Trabajos que precisen estar mucho tiempo de pie también están vetados para los obesos que quieran conseguir empleo.

“En definitiva, la persona obesa debe afrontar, además de su situación física y familiar, una discriminación laboral que en muchos casos se suma a su necesidad de cuidados médicos extra”, recalca el doctor López-Nava.

“En todo caso, el problema de obesidad debe ser tratado activamente por el paciente, buscando las soluciones modernas y actuales, como la endoscopia, e incluso, ayudados e incentivados por la empresa. Los procedimientos endoscópicos, sumados al seguimiento nutricional y psicológico, mejoran la calidad de vida tanto laboral como emocional y física”, concluye este especialista.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.