Territorio sin ley

15/11/2019

Miguel Ángel Valero. "La capital inverosímil", de Jordi Juan Martínez, retrata la Valencia que es sede del Gobierno de la República en una hábil combinación de géneros (histórico, policiaco, bélico, espionaje y western) que culmina en un sorprendente final.

«La capital inverosímil», de Jordi Juan Martínez, logra el Premio de Novela Felipe Trigo (organizado por el Ayuntamiento de Villanueva de la Serena, Badajoz, y editado por la Fundación José Manuel Lara) con una obra que introduce un planteamiento novedoso al tratamiento literario de la Guerra Civil: Valencia como capital de la República, que precisamente ahora celebra su 80 aniversario.

«Artificial, provisional transitoria», como la describe el propio autor en la presentación de la obra. Pero capital de la República, retaguardia más o menos feliz, que se libra directamente de las consecuencias del conflicto frente al Madrid «asediado por los moros» de Franco.

Ese «viaje en el tiempo» lo hace Jordi Juan Martínez (guionista de series de TV y de películas, autor de «De esta lado del silencio», «El francotirador sentimental», «Un maestro del soborno», «Mundo bizarro», «Ángulo muerto», «Cenicienta en llamas») con una calidad literaria notable que sabe sacar partido a un arriesgado pero muy eficiente cóctel de géneros (histórico, policiaco, bélico, espionaje, western).

Destaca la galería de personajes, sobre todo el magnético protagonista, Chino Mateu, y también la trama, con un sorprendente final, y un retrato épico y sobre todo ético de la Guerra Civil y del comportamiento de las personas en un conflicto.

«La capital inverosímil» plantea también la pregunta de por qué no se escriben más novelas sobre la Guerra Civil, uno de los acontecimientos más importantes de la primera mitad del siglo XX que costó como poco medio millón de muertos, una quinta parte todavía sin localizar, y otros tantos exiliados. Jordi Juan Martínez habla de «filones narrativos» en este conflicto.

«La Guerra Civil está incrustada en nuestro inconsciente colectivo, somos herederos directos de ella, y basta echar un vistazo a la política actual para percibirlo con claridad», afirma. En la presentación de la obra, Jordi Juan Martínez habla de un «tabú interesado», de un «interés claro por obviar la Guerra Civil», cuando «ejercitar la memoria, sin maniqueísmos, es muy bueno para tonificar el músculo crítico de la sociedad».

En este sentido, «La capital inverosímil» trata de «intentar acabar con ese tabú». «Cuando podamos escribir sobre la Guerra Civil desde la absoluta ficción la habremos superado», señala el autor de esta novela, que ya está trabajando en la continuación, con las andanzas del Chino Mateu como guardaespaldas de Manuel Azaña, el presidente de la República, por las diferentes capitales que tuvo.

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.