La sublimación de Ciudadanos y el centro perdido

15/11/2019

José María Triper.

Esta vez sí. Las encuestas acertaron, todas menos las del cocinero Tezanos que si tuviera un mínimo de dignidad y de vergüenza debería dimitir, y el resultado de las urnas confirmó la imparable ascensión de VOX que en detrimento de Ciudadanos cuyo descalabro podría llevarle a la sublimación después de haber tenido todo en su mano para sentarse en el Consejo de Ministros, frenar las imprudencias políticas de Sánchez y evitar la vuelta a los comicios.

Pero no fue así. Rivera se empeñó en el “no es no” a Sánchez, como el visir Iznogud, se empeñó en querer ser el califa de en lugar del califa y el partido sufrió una caída histórica que le ha llevado prácticamente a la irrelevancia dejando sin asiento en el Congreso a los principales dirigentes del partido, el secretario general José Manuel Villegas y el que fuera el portavoz parlamentario Juan Carlos Girauta.

“Estamos en la recta final de la campaña y nadie vota a un partido perdedor” comentaba en las vísperas electorales un destacado dirigente de la formación naranja, para añadir que “si esto ocurre Arrimadas se echaría en brazos del PP, algo que parece ya está haciendo Begoña Villacís en Madrid y nos hemos cargado el partido”. Un movimiento a la fuga del que también se habla en círculos de otros partidos, especialmente en la sede popular de Génova donde algunos hablan ya de ofrecer la presidencia de la Comunidad a Ignacio Aguado, pero también en el PSOE e, incluso, en VOX, que ya ha lanzado a Girauta cantos de sirena.

Una sublimación la de Ciudadanos que no es nueva en la historia del centro político en España que parece marcada por una maldición profética apoyada en los egos y personalismos de sus líderes. Recordemos los antecedentes de UCD, CDS y UPyD. Y que no es sino consecuencia de haber dejado de cumplir la función para la que nacieron y la que la ciudadanía les asigna.

Los partidos de centro no son formaciones ideológicas en el sentido estricto del término. Tienen ideología, por supuesto, pero desde la óptica del votante su desarrollo y pervivencia se cimenta en función de su utilidad para ser bisagra y facilitar gobiernos estables a su derecha y a su izquierda evitando los pactos y el chantaje permanente de los nacionalismos y los independentismos que han utilizado los privilegios que les concede una ley electora injusta y obsoleta para minar el sistema y vulnerar el principio de igualdad entre los españoles que consagra la Constitución.

Para eso nació Ciudadanos y al comprobar los electores que había dejado de ser útil para cumplir con su misión les han dado la espalda materializando un divorcio que no se arregla con la dimisión de Rivera, en un gesto que le honra pero que era la única consecuencia posible a sus errores estratégicos y personales. Errores que persisten alargando la indefinición sobre el futuro y la orfandad de liderazgo. Aplazar el congreso extraordinario hasta la primavera es un período demasiado largo y con demasiadas encrucijadas en el camino que pueden llevarlos a la extinción por deserción.

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.