Bancos y aseguradoras imitan a Caser y preparan ofertas de Hipoteca Inversa

16/11/2019

Miguel Ángel Valero. CaixaBank y VidaCaixa está realizando una prueba piloto entre un colectivo de potenciales clientes antes de decidir si entran en esta actividad. Y Bankinter es, hasta ahora, el único socio de bancaseguros (Santander, Liberbank, Bankia) de Mapfre que ha mostrado interés por este producto.

La Hipoteca Inversa, que transforma el patrimonio inmobiliario de los mayores de 65 años en liquidez o en una renta vitalicia (o en una combinación de las dos fórmulas), dejó de comercializarse en España en 2013, cuando el BBVA la retiró de su catálogo de productos y servicios, fundamentalmente por los problemas surgidos l imponer el banco la contratación de un seguro de Rentas Vitalicias Diferidas (si el cliente vivía más de lo previsto en la póliza, se encontraba con que ya no recibía esos ingresos).

En octubre de 2018 reapareció gracias a un acuerdo firmado entre Óptima Mayores y el banco portugués BNI Europe. Óptima Mayores, que negocia la ampliación del acuerdo suscrito con el banco portugués de una línea de 29 millones de euros, ya ha canalizado 15,2 millones gracias a la Hipoteca Inversa. Y negocia con otras entidades aseguradoras y financieras.

En julio de 2019 Caser lanzó su propuesta. Caser Hipoteca Inversa, en cuyo diseño participó la consultora Óptima Mayores, está destinado a personas de entre 65 y 100 años de edad con una vivienda en propiedad que desean obtener más ingresos para complementar la pensión, sin necesidad de vender la casa y pudiendo seguir utilizándola, sin limitaciones, hasta el momento de su fallecimiento.

La vivienda no cambia de titularidad durante el periodo en que la hipoteca inversa está en vigor, y los herederos podrán mantenerla comouna vez liquidada la deuda.

Los ingresos generados no tienen impacto fiscal y la mensualidad a percibir dependerá del valor del inmueble y de la edad del contratante, siendo posible realizar una disposición adicional en efectivo al inicio de la operación, para casos en que se desee o se necesite disponer de liquidez.

Una de las novedades del producto de Caser es que ofrece la posibilidad de añadir servicios asistenciales al efectuar la contratación, entre los que se incluyen asesoramiento telefónico sobre cuestiones médicas, jurídicas, psicológicas, sociales y nutricionales, ayuda a domicilio y ayudas técnicas.

El 14 de noviembre, Caser llegaba a un acuerdo para comercializar su Hipoteca Inversa a través de la red de Agencia Negociadora, especializada en financiación de la compra de viviendas.

Otros bancos y también compañías de seguros están estudiando el lanzamiento de este producto. El mercado potencial de la Hipoteca Inversa es muy amplio: ocho millones de personas mayores de 65 años tienen acumulado un ahorro de 600.000 millones de euros en una vivienda en propiedad, según datos de Óptima Mayores.

CaixaBank, al alimón de su aseguradora VidaCaixa, está realizando una prueba piloto entre un colectivo de potenciales clientes. Con el resultado de esta prueba en la mano, la entidad decidirá si lanza el producto.

De todos los bancos que tienen acuerdos de bancaseguros con Mapfre (Santander, Bankia, Bankinter, y la antigua red de CCM en Liberbank), solamente Bankinter ha mostrado interés en incluir la Hipoteca Inversa en su catálogo de productos y servicios.inversas, con un compromiso de aportar 25 millones de euros anuales para la contratación de estos productos.

Catalana Occidente, a través de su filial Bilbao Hipotecaria, ofrece desde hace años la posibilidad de transformar una vivienda en propiedad en una renta vitalicia, aunque no es exactamente el mismo producto que la Hipoteca Inversa.

Apoyo (con matices) del Banco de España

El Banco de España anima al lanzamiento de productos que permitan transformar el patrimonio inmobiliario en ingresos para los más mayores ante la mayor longevidad, la situación de los tipos de interés, y las dudas sobre la suficiencia de la pensión pública. “Tendría justificación la posibilidad de ser más creativos a la hora de proveer productos financieros que permitan hacer más líquidos los bienes inmobiliarios, como las hipotecas inversas u otros”, afirma Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España. «Vivir más es más caro, comporta costes adicionales», argumenta.

La participación de la banca en la Hipoteca Inversa debe hacerse con “una correcta comercialización y valoración de los riesgos”, ya que afecta a un colectivo “delicado”, como son las personas mayores.

El jefe de la División de Análisis Financiero del supervisor, Ángel Gavilán, precisa que la Hipoteca Inversa debe ser desarrollada por compañías de seguros y gestoras de pensiones, manteniendo el riesgo en su balance, mientras las entidades financieras tienen que ejercer un papel de comercializadores.

«La hipoteca inversa es una alternativa interesante para obtener ingresos complementarios cuando una persona se jubila, una forma de hacer líquida la inversión en vivienda, generalmente la más importante que se hace en la vida y que más tiempo lleva conseguir”, explica José Enrique Devesa, profesor del departamento de Economía Financiera y Actuarial de la Universitat de València.

Este producto tiene enfrente  la “actitud conservadora” ante la herencia. “En los países mediterráneos, está muy arraigado el deseo de dejar todo el patrimonio acumulado a los hijos, en especial la vivienda”, destaca el también miembro del grupo de expertos para la reforma de las pensiones en el año 2013, que  resalta el desconocimiento existente sobre la Hipoteca Inversa.

Según ‘Pensiones del futuro’, un estudio realizado por el Instituto Santalucía, la Hipoteca inversa aparece en último lugar entre las opciones para complementar la jubilación pública, por detrás de los seguros de Ahorro, las acciones y fondos de inversión, los depósitos y la inversión inmobiliaria. La opción más valorada son los planes de pensiones y planes de previsión asegurados (la escogerían más de la mitad de los españoles)

Mercedes Ayuso, catedrática de Econometría de la Universitat de Barcelona e integrante del comité asesor de la reforma del 2013, avisa de la complejidad en el diseño de productos que permiten convertir en dinero una propiedad inmobiliaria. Subraya la importancia de que la información sea lo más transparente posible y  de tener muy en cuenta el “mapa de riesgos” al que se enfrentan tanto las entidades bancarias como sus clientes: una mayor longevidad, el aumento de la necesidad de cuidados, la evolución de la curva de tipos, la inflación, la evolución del precio de la vivienda, entre otros.

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.