El solar de Sanchezstein

27/11/2019

José María Triper.

“En año y medio pueden convertir España en un solar”. Así se expresaba uno de los miembros de la Junta Directiva de la CEOE al término de la reunión que el órgano de gobierno de la organización empresarial mantenía el pasado miércoles. Una expresión con la que pretendía describir el rechazo y el temor de la gran mayoría del tejido empresarial a la entrada de Podemos en el Consejo de Ministros y sus consecuencias sobre una política económica y unos presupuestos en los que las subidas fiscales y la orgía de gasto público.

Unos recelos fundados a pesar de que los informes económicos de la patronal permitieron asegurar a la Ejecutiva presidida por Antonio Garamendi que la desaceleración económica “se ralentiza”, avalando esta afirmación por el crecimiento del PIB del 0,4 por ciento en el tercer trimestre. Un avance interesante pero que la propia patronal matiza seriamente al advertir sobre el estancamiento en el empleo que sólo creció el 0,1 por ciento en el período, mientras mostraba su preocupación por las caídas constables en la construcción, la venta de viviendas, la confianza empresarial, la actividad y los pedidos en la industria y sólo un mantenimiento en los servicios.

Amenazas que se complementan con el pesimismo que muestra la carta de la Comisión Europea alertando al gobierno en funciones sobre el riesgo de “desviación significativa” en el borrador de presupuestos para 2020, y las alarmas sobre el déficit y un endeudamiento que está ya en los umbrales del cien por cien del PIB. Mientras que la OCDE rebajaba dos décimas su previsión de crecimiento de la economía española este año, hasta el 2 por ciento, y a sólo el 1,6 por ciento en el próximo ejercicio. Dato que sirve para recordar una vez más que por debajo de ese 2 por ciento de mejora la economía española no sólo no crea empleo sino que lo destruye.

Sumemos a esto el coste económico y social de las subidas de impuestos y cotizaciones sociales que se traduce en menos inversión, mortalidad empresarial, destrucción de empleo y caída del consumo, además del anunciado aumento de la fiscalidad sobre los planes de pensiones y el resultado no se aleja mucho de ese solar del que nos alertaba el citado dirigente empresarial. El solar de Sánchezstein, como podríamos definirlo parodiando el popular programa infantil de finales de la década de los setenta y que protagonizaba el entrañable Pepe Carabias.

Alarmas que se desprendían también del comunicado que la CEOE emitía al término de esa reunión insistiendo en “la necesidad de que las negociaciones para la formación de un nuevo Gobierno se aborden con sentido de Estado y anteponiendo el respeto y el cumplimiento del marco constitucional a los intereses particulares”, al tiempo que instan a los partidos políticos a “explorar opciones de Gobierno que garanticen la estabilidad política y la moderación”.

Todo lo contrario de lo que presagia ese gobierno “Frankestein” de Sánchez con Podemos y sustentados por el chantaje y las cesiones a los independentistas, entre las que se apunta también un cambio en el sistema de financiación autonómica para entregar a Cataluña un modelo mixto entre el general y el cupo vasco, que repercutirá también en una merma de los ingresos del Estado.

Cómo confirmaba esta misma semana el presidente del Círculo de Empresarios, John de Zulueta, “la fuga de capitales e inversiones ha empezado ya” y los avisos del presidente de Seat sobre el cierre de la producción en Martorell no son en vano.

 

 

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.