La mala baba

27/11/2019

Luis Díez.

Desde que el disparate, la sandez, el improperio y la bufonada se instalaron en el discurso político y, más concretamente, en la vida parlamentaria, ha retrocedido el don de la elocuencia hasta el borde de la desaparición. Los bordes dominan la escena. La oratoria yace postrada en su lecho de muerte. Es el sino de los tiempos. De lo bien que habla fulano o zutano no queda nada. Desaparecieron los picos de oro. El disfrute (y aprendizaje) de los oyentes de los discursos parlamentarios se extingue tan aprisa como los glaciares pirenaicos. La dialéctica (de diálogo) como competición de la palabra selecta y precisa para la correcta exposición, la brillante argumentación y la convincente conclusión, ha sido sustituida por la simplificación, la falacia y la descalificación. Ya no importa quién habla mejor, sino quién insulta más. Ya no se asoma uno al balcón del Congreso con el deseo de destacar la oratoria ni de glosar la elocuencia porque ambas capacidades se hallan arrumbadas. Domina el trazo grueso y la astracanada. Los oradores, cual pájaros (y pajarracos) que suben y bajan la cabeza, leyendo un papel, profieren frases gordas, denuestos y descalificaciones. Simplifican, para uso y consumo de los medios de comunicación audiovisual. Es lo único que les importa. Que la gente sepa que le han dado a fulano o a zutano hasta en el cielo de la boca. Fulano es Sánchez y zutano Iglesias a partir del 3 de diciembre en que se constituye el Congreso (y el Senado).

Los verbos más agresivos (acusar, atacar, zaherir, insultar, mentir, traicionar, robar, engañar, atentar, arremeter, asaltar, agredir… incluso disparar) van a ser los más conjugados en la décimo cuarta legislatura contra el gobierno de coalición (si se forma) del PSOE y Podemos, con el apoyo del PNV y la necesaria abstención de los 13 diputados de ERC. Las apelaciones “guerracivilistas” y los actos de desprecio a la memoria histórica por parte de las derechas van a resonar en el Parlamento por encima de la verdad y los argumentos. Conviene estar prevenidos. Hasta el señor Aznar, del que todavía no sabemos si era más partidario del periclitado catalán Rivera o del emergente palentino Casado, se ha mostrado “muy preocupado” por la entrada de los comunistas en el Gobierno, por primera vez desde la II República. En un belicista que hizo trampas para eludir la mili y al que no preocupaban los miles de muertos en Iraq y las nefastas consecuencias que todavía sufre la pobre gente, esa “preocupación” es un mensaje muy serio. ¿Busca ruido de sables? ¿A quién dirige su predicamento ese hombre del pasado? No parece que Iglesias vaya a casar a su hija en el Monasterio del Escorial, con Berlusconi  de testigo ni invitados de la trama Gurtel en traje de pingüino. ¿O sí? Tampoco parece que los comunistas (en referencia a Podemos) le vayan a expropiar la vaca. Menos probable es que Pedro Sánchez vaya a llenar el Consejo de Ministros de chorizos y corruptos, alguno todavía en la cárcel, como ocurrió cuando gobernaba él. La preocupación del expolítico que conspiraba con Xabier Arzallus para alcanzar el poder y abrazaba al también independentista Jordi Pujol, quien le exigió la retirada de los militares de Cataluña (la Base Aérea de Reus), la supresión del servicio militar y una factura superior para la Generalitat a cambió de los votos de CiU para su investidura en 1996, se debe además, según ha dicho, al “apoyo” de los independentistas al futuro gobierno progresista. Es una preocupación preventiva, pues ni ERC va a votar a favor ni sabemos si hará posible la investidura de Sánchez con su abstención. De momento pide un calendario de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat. El diálogo entre adversarios siempre es mejor que la sangre ¿O no? Preocupación patriótica, eso sí, la del señor Aznar, pues le preocupa, dice, “la unidad de España”. Acabáramos. Con simplificaciones y descalificaciones, algunos prebostes del pasado lo resuelven todo mientras se forran como consejeros “influyentes” y otrora vendedores de desaladoras a Gadafi. No es menester que nos digan quiénes son, podemos olerlos desde aquí. Pero sería conveniente saber qué se traen entre manos.

 

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.