El miedo escénico entra en juego en bolsa por los aranceles de Trump

02/12/2019

Andrés Aragoneses, analista de Self Bank.

Tras semanas sin desestabilizar las bolsas, Trump vuelve a mostrarse desafiante y las bolsas responden con caídas que superan el -2% en las principales plazas bursátiles europeas. En esta ocasión ha vuelto a atacar a China y si el acuerdo de fase “1” parecía cercano, todo indica que tenemos “guerra comercial” para los próximos meses. El Ibex se dejaba un -2,09%, y caía hasta debajo de los 9.200 puntos de un plumazo, cerrando en 9.156 puntos.

Trump ha vuelto a comenzar el juego de imposición de aranceles y en esta ocasión los damnificados han sido Argentina y Brasil, ya que Estados Unidos vuelven a reinstaurar los aranceles sobre el acero a los dos países latinoamericanos. Pero el temor de las bolsas no se centraba en ese flanco si no en el hecho de que Donald Trump ha afirmado que aumentaría los aranceles a China en caso de que no llegarán a un acuerdo comercial, lo que ha desestabilizado por completo a los mercados. Si las posturas entre ambas potencias se presumían cercanas, el mercado ya no piensa lo mismo y aboga en que estarían muy lejos de un acuerdo en el corto plazo.

Sin embargo, iniciamos la jornada europea en verde, ya que amanecíamos con datos macro por encima de las expectativas a nivel mundial. Sin embargo, coincidiendo con la imposición de los aranceles, los resultados de los distintos ISM americanos han terminado por saltar las alarmas sobre una ralentización a nivel mundial.

Abríamos la sesión con el PMI Caixin manufacturero de China en 51,8 puntos (vs 51,5 puntos esperados), lo que animaba las bolsas. Poco más tarde, el buen sabor de boca se refrendaba con el dato de PMI manufacturero de la eurozona que subía hasta los 48,9 (vs 48,3 puntos esperados. Sin embargo, a media tarde, las noticias de los nuevos aranceles se juntaban con los resultados del ISM manufacturero ( 48,1 puntos vs 49,2 puntos esperados) y entraba el temor en los mercados y las bolsas pasaban del verde matutino al rojo vespertino.

Las caídas por encima de -2% se repetían en las bolsas europeas, salvo en las bolsas de Londres, que “únicamente” caía un -0,82%, a diez días de las elecciones presidenciales. El Dax alemán descendía un -2,05% mientras que las pérdidas también superaban el -2% en el Cac francés (-2,01%). Los inversores eran más benevolentes Estados Unidos y los índices americanos limitaban sus caídas al -1%.

Dentro del Ibex 35, los más perjudicados eran Indra (-3,95%) y MasMovil (-4,35%). Las “utilities” también sufrían e Iberdrola (-3,74%), Endesa (-3,04%) y Naturgy (-3,01%) superaban caídas del 3%.

Ningún valor cerraba en verde, pero el sector financiero era el que mejor se comportaba, tras el discurso en el cual la presidenta del BCE, Christine Lagarde, mantenía el discurso continuista de su antecesor Mario Draghi de una política monetaria acomodaticia. Bankia caía un -0,2%, CaixaBank un -0,56% y Bankinter un -0,79%.

Tampoco ayudaba a la sesión el rebote de más de un +1,5% del petróleo Brent hasta los 61,5 dólares por barril, en medio de rumores de que la OPEP podría profundizar en los recortes de producción. La renta fija respondía al mensaje de Lagarde con fuertes ventas. La rentabilidad del bono español a 10 años amenazaba con volver a niveles por encima del +0,5% y se quedaba en +0,485%, cota que no alcanzaba desde julio. La curva de tipos alemana también sufría y la rentabilidad del bono alemán a 10 años subía hasta el -0,285%.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.