¿Es posible reducir el impacto medioambiental negativo y avanzar hacia una Internet verde?

12/12/2019

Mike Mattera, directivo de Akamai. Empresas y consumidores deberíamos intentarlo...

La Cumbre del Clima 2019 celebrada en Madrid estos días, nos ha hecho reflexionar a todos sobre el cuidado de nuestro planeta. La huella energética del sector de las TI (tecnologías de la información) se estima en un 7% del consumo mundial de energía. Y si bien es un segmento pequeño de ese sector, la industria de los centros de datos y de la externalización para su almacenaje representa una gran parte del consumo de energía. Muchos no se darán cuenta de que se necesitan grandes cantidades de energía para mantener los datos de los que todos dependemos, para que nuestras empresas, infraestructura social y entretenimiento se muevan por Internet. Se necesita mucha energía para mantener en funcionamiento la infraestructura digital y también para enfriar los centros de almacenamiento masivo de datos. Y ese consumo energético aumentará, a medida que nuestras vidas se conectan, cada vez más, digitalmente.

Para mitigar el impacto y cumplir la ambición de crear una «Internet verde», el sector debe adoptar un enfoque múltiple. Esto requerirá innovación y colaboración en toda la industria. En primer lugar, el sector debe buscar la innovación de nuestras tecnologías y sistemas para utilizar menos energía. Esto debería ser una prioridad en el proceso de desarrollo y diseño, en lugar de un nice to have (es agradable tener). Podría ser mediante el desarrollo de algoritmos que procesan los datos con menos potencia de computación, empleando soluciones de nube de última generación para que los datos se transmitan a distancias más cortas, o recurrir a soluciones pragmáticas, como trasladar los centros de datos a ubicaciones subterráneas, a temperaturas más bajas, por ser más fáciles de mantener frías.

La industria avanza a buen ritmo con mejoras continuas en la eficiencia de los dispositivos, servidores e infraestructura de los centros de datos. A pesar de ello, el sector seguirá experimentando un incremento del consumo de energía debido al aumento del número de personas e industrias que utilizan cada vez más dispositivos conectados a Internet, y que acceden a un número cada vez mayor de servicios y contenidos suministrados también a través de la Red. Un estudio financiado por la Comisión Europea reveló que los centros de datos de los países de la UE consumieron un 25% más de energía en 2017 que en 2014.

Imagen: Niclas Illg (obtenida en unsplash.com y modificada).

La segunda gran consideración es de dónde viene nuestro poder. Al recurrir a las opciones de energía renovable, los negocios dependientes de los datos y los proveedores de CDN (content delivery network o red de entrega de contenidos) pueden marcar una diferencia considerable en el impacto global de nuestra industria.

Hay otras formas con las que el sector de las TI puede impulsar el cambio, por ejemplo, ayudando a educar al público en general al respecto. Con tantos servicios digitales, el problema sigue siendo invisible para los consumidores. No hay manera obvia de que la gente entienda cómo un domingo en el sofá, viendo una serie o viendo su álbum favorito una y otra vez, está haciendo que su huella de carbono se dispare. ¡Es tan intangible!

Bit a bit…
Pero hay formas en que los consumidores pueden desempeñar un papel clave, sin tener que limitar sus preferencias de entretenimiento. Podemos considerar la posibilidad de almacenar nuestras canciones favoritas en el caché de nuestro dispositivo, en lugar de volver a bajárnoslas cada vez que las oímos. O podemos conectarnos a una red Wi-Fi cuando sea posible, por ser más eficiente que las redes 3G o 4G.  Los cambios pequeños, fáciles de implementar y realizados por muchos, ayudan.

Con la advertencia de las Naciones Unidas de que nos quedan 11 años para prevenir daños irreversibles al medio ambiente, el sector de la tecnología tiene un papel vital que desempeñar en el logro de los objetivos de sostenibilidad mundial. Se prevé que el consumo de energía para los centros de datos de operación y refrigeración alcance los 73.000 millones de kWh en 2020, por lo que ahora es el momento de que las empresas de TI estudien cómo reducir su impacto negativo en el medio ambiente. Un enfoque totalmente transparente y holístico requiere que las organizaciones implementen estrategias de sostenibilidad y extiendan estas actividades desde la sala de juntas hasta la comunidad que las rodea, aumentando la conciencia sobre el cambio climático en toda la empresa. Al hacer que las partes interesadas, los empleados y los clientes sean más conscientes de la presión que estamos ejerciendo sobre el medio ambiente, será más fácil responsabilizar a aquellos que ignoran los compromisos de sostenibilidad.

Mike Mattera, director de Sostenibilidad Corporativa de Akamai.

Mike Mattera es director de Sostenibilidad Corporativa de Akamai (en Twitter, @AkamaiES), empresa proveedora de servicios de red de distribución de contenido (CDN).

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.