La cocina sin fuego está de moda

08/01/2020

Carmela Díaz.

Acaba de abrir sus puertas en Madrid el restaurante La Caprichosa (Calle General Oraá, 19), un espacio muy original ubicado en un edificio histórico del barrio Salamanca, donde la tradición se fusiona con la innovación. ¿Su punto diferenciador y valor añadido? Todas sus elaboraciones se realizan de forma completamente natural y sin fuego, empleando cocina a baja temperatura. Una técnica que da lugar a sabores sorprendentes y que se está convirtiendo en tendencia.

Este nuevo establecimiento resulta un espacio camaleónico para el comensal, preparado para satisfacer las necesidades de cada cliente según las distintas horas del día. En su Rincón del Café hay comida para llevar y una barra de tapeo. A continuación, nos adentramos en la amplia sala de ladrillo visto con mesas altas y bajas, para hacer una comida o cena más tranquila e informal; también hay una zona con sillones y butacones ideados para meriendas, cócteles y reuniones de amigos. Al fondo se encuentra un pequeño reservado para unas ocho personas con vistas a los jardines del Museo Lázaro Galdiano. La segunda barra, pintada a mano, tiene como misión darle protagonismo a los cócteles y a las copas, con o sin alcohol. No hay que marcharse sin hacer una visita a su balcón secreto.

La Caprichosa ofrece desayunos tradicionales que incluyen bollería artesanal elaborada en su obrador, pinchos de tortilla y montaditos, así como opciones de yogures con fruta fresca y semillas, tostas y zumos naturales, para tomar allí o llevar. En la barra de pinchos se puede tapear a cualquier hora del día y también ofrece una amplia selección de vermuts, vinos, cervezas, cócteles y copas. También han pensado en la opción de meriendas caseras con tablas de embutidos y quesos internacionales; incluso se pueden comprar para llevar a casa una pequeña selección de productos gourmet.

Respecto a la carta algunos de sus platos estrella son: entre los entrantes, rollitos de cecina con verduritas y ajoblanco, pulpo con revolconas, tiradito de dorada con emulsión thai y encurtidos, pez mantequilla  con esencia de setas y trufa, foie micuit con jalea de rosas o las croquetas; entre los principales destaca el bacalao negro con muselina de ajo y hummus, secreto ibérico con glaseado japo-tropical de soja con mango y maracuyá o solomillo Caprichoso con crema de quesos y cebollita francesa glaseada, entre los principales. De postre saquitos de manzana asada con dulce de leche y helado de violeta, tarta de queso casera o fondue de chocolate.

La oferta gastronómica irá variando con productos de temporada y será amenizada con música en directo algunos días de la semana. También tienen cabida las exposiciones de jóvenes artistas en las paredes del restaurante. El local ha sido diseñado con una decoración que está cuidada al detalle; entre sus salones se pueden encontrar desde elementos de más de cien años de antigüedad, hasta los estilos y piezas más contemporáneas.

La Caprichosa abre de lunes a sábado ininterrumpidamente desde las ocho de la mañana hasta la medianoche. El precio medio ronda los 25 euros por persona.

¿Te ha parecido interesante?

(+9 puntos, 9 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.