Escalada del conflicto, escalada del petróleo

09/01/2020

Maite Vázquez del Río.

El conflicto entre EEUU e Irán, si ambos contendientes no escuchan las llamadas a la calma por parte del resto de los países, puede llevar a una escalada bélica que aumente las tensiones en la zona. Porque no sólo es Irán. Es Irak y el resto de los países árabes. Y esta escalada puede llevar a otra: la del precio del petróleo, que volverá a poner al resto del mundo en jaque y al borde de una nueva crisis. El crudo ya se encuentra por encima de los 70 dólares el barril, tres dólares más caro que antes de iniciarse el conflicto. Cabe recordar que en la crisis que estalló en 2007 cuando  Lehman Brothers encendió la mecha también el petróleo contribuyó a recrudecerla al llegar a alcanzar los 200 dólares el barril.

De momento, el enfrentamiento entre Donald Trump y Alí Jameneí, que empezó con el asesinato del general Soelimani y un lanzamiento de graves amenazas por parte de los iraníes que se tradujo indicialmente en el ataque contra dos bases con presencia estadounidense en Iraq parece encontrarse en un impasse. Pero Jameneí ya ha dicho que estos ataques «no es suficiente venganza». Su objetivo es expulsar a las tropas de los Estados Unidos de Oriente Medio. Para lograrlo ya tiene elegidos otros 13 objetivos de ataque. Habrá que ver si esos ataques son más un símbolo para mostrar su soberanía o una declaración de guerra en toda regla.

En la parte económica todo el mundo está pendiente de lo que ocurra en este conflicto que se encuentra geográficamente ubicado en un área de producción de petróleo muy significativa, ya que es donde se encuentran los principales productores, además de que por el Estrecho de Ormuz, también en la zona, pasa el 30% del crudo que circula por todo el mundo.

La OPEP ya ha advertido a Estados Unidos de que el cártel no puede velar por la estabilidad del precio del petróleo. Un aviso para navegantes que de escarlar el conflicto hasta llegar a una confrontación militar podría significar un aumento más que significativo del petróleo y hacer caer la cotización de las compañías petrolíferas. Llegado el caso, la OPEP deberá influir sobre los socios no afectados por el conflicto para que produzcan mucho más.

En este escenario, Estados Unidos se encuentra tranquilo ya que prácticamente es autosuficiente en el suministro del crudo que necesita el país pese a ser el que  consume más oro negro.

Con estas primeras escaramuzas del conflicto, las Bolsas de todo el planeta ya han hablado con un retroceso, mientras se encuentran pendientes de que, finalmente, se firme el acuerdo comercial entre China y Estados Unidos que las tuvo en jaque a lo largo de 2019, así como de cómo será la salida del Reino Unido de la Unión Europea, otro de los focos de incertudumbre del año pasado.

Los expertos vaticinan que el conflicto no va a ir a más, como lo demuestra el hecho de que desde los ataques de Jameneí el precio del crudo se ha estabilizado en el entorno de los 68 dólares o incluso que baje como este jueves a los 65 dólares, pese a que las Bolsas han seguido descendiendo. En el caso del Ibex se interpreta más por la configuración del nuevo Gobierno que por el conflicto bélico. De ahí que los pronósticos sobre el precio del petróleo hablen de una horquilla de 63 a 68 dólares por barril para los próximos meses, siempre y cuando el conflicto bélico no vaya a más.

Por si acaso, los inversores vuelven a volcarse en el oro cuyo precio, al igual que elde otras materias primas, ha empezado también a escalar. Siempre se busca este refugio cuando se teme que se produzcan devaluaciones en las principales monedas.

Tendremos que estar alerta ante los acontecimientos.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…