Javier Marín transforma Self Bank en Singular Bank

14/01/2020

Miguel Ángel Valero. "No hay dos clientes iguales. Si cada cliente es distinto, el banco tiene que ser distinto para cada cliente", argumenta el exconsejero delegado del Santander. "Lo que no es bueno para el cliente, no puede ser bueno para el banco", insiste el CEO de la entidad participada por Warburg Pincus.

«Nacemos para ser el mejor banco para cada uno de nuestros clientes, porque el fracaso comienza cuando se pierde la visión de las necesidades de éstos», afirma Javier Marín, consejero delegado de Singular Bank, en la presentación de la transformación de Self Bank,  comprado junto a Warburg Pincus a Boursorama (grupo Société Genérale) en febrero de 2019. Self Bank nació como bróker en el año 2000 y se convirtió en banco en 2009. Singular Bank Singular Bank pertenece en un 90% al fondo de capital privado estadounidense, un 5% a Javier Marín, y el otro 5% al resto de los directivos.

Con el lema «No es para todos. Es para ti», Singular Bank, que mantendrá Self Bank como marca de la plataforma 100% digital dirigida a los clientes que quieran tomar sus propias decisiones de inversión, extiende su oferta a un servicio personalizado de asesoramiento patrimonial y a otro de gestión discrecional de carteras y de financiación.

La obsesión de Javier Marín con Singular Bank es «adaptar el banco al cliente, y no al revés». «No hay dos clientes iguales. Si cada cliente es distinto, el banco tiene que ser distinto para cada cliente», argumenta el exconsejero delegado del Santander. «Lo que no es bueno para el cliente, no puede ser bueno para el banco», insiste.

Singular Bank ofrecerá productos y servicios adaptados a las necesidades del cliente con total independencia, incorporando «la inteligencia de datos para generar información de valor sobre cada persona y su perfil de riesgo» . «No colocamos productos, vendemos confianza y relación», proclama Javier Marín. Una plataforma digital disponible 24 horas y 365 días al año en Internet y en la aplicación móvil complementa la atención de los banqueros personales, 41 procedentes de 21 entidades distintas (Santander, Banif, Banca Cívica, JPMorgan, Barclays, entre otras) y del contac center.

Desde este planteamiento, la tecnología es «un medio para añadir valor y datos y personalizar la oferta», reduciendo la burocracia y los trámites administrativos, agilizando los procesos y ahorrando tiempo para «dedicarlo a lo que de verdad importa, el cliente».

Código para una nueva manera de hacer banca

Singular Bank ofrece un código con 10 compromisos «para una nueva manera de hacer banca»: «rigor, transparencia, empatía, proactividad, respeto, excelencia, honestidad, educación financiera y sostenibilidad».

Singular Bank, que nace con 500 millones de euros en depósitos, otros tantos en valores, y 1.000 millones en fondos, no se fija objetivos de clientes. Con oficinas en Madrid, Sevilla y Zaragoza, irá abriendo más a medida que «encontremos las personas que comulguen con nuestra manera de hacer las cosas «. «Vamos a seguir creciendo, porque tenemos vocación nacional y fundamentalmente urbana», subraya Javier Marín.

Su foco es crecer orgánicamente, pero estudiarán todas las operaciones corporativas que puedan surgir. “Va a haber oportunidades de consolidación en el sector, especialmente entre los jugadores pequeños”, pronostica Marín, que deja claro que «no nos interesa una integración que suponga un choque cultural».

La salida a Bolsa y la expansión internacional se plantearán  una vez que Singular Bank logre «una propuesta de calidad y, luego, una propuesta de cantidad”. “En España, un banco como el nuestro podría cubrir un hueco interesante. Sería predecible en generación de resultados y distribución de dividendos, y en estos momentos hay pocos bancos de este tipo, con un perfil conservador, cotizando en la Bolsa”, señala Javier Marín, que destaca que «Singular Bank se puede pronunciar en muchos idiomas». Pero «cada día tiene su afán», remarca.

La entidad mantendrá una ratio de solvencia del 20%, «la más alta de la Unión Europea”. Y no habrá beneficios hasta finales de 2022. “Este año perderemos dinero; el próximo, también, y a finales del siguiente, esperamos estar en beneficios. No me preocupa perder dinero al principio, pero sí que lleguemos a los clientes potenciales y que nos perciban como un banco diferente a los demás”, concluye Javier Marín

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.