Creer en uno mismo y en los 6 primeros discos de Black Sabath

24/01/2020

Luis Picabia. Se reedita la obra de los creadores del heavy metal.

Lo dijo Henry Rollins, líder de Black Flag, escritor y activista político: “Solo debes creer en ti mismo y en los seis primeros discos de Black Sabath”. Una sentencia que puede compartirse al pie de la letra. Es tanta la calidad, creatividad y potencia que encierran los seis álbumes que, aunque el nivel de los siguientes es también sensacional, no alcanza esos parámetros de excelencia.

Es posible que el descenso en calidad se debiera, entre otras cosas, a la ausencia de Ozzy Osbourne, que tras el sexto disco, emprendió una exitosa carrera en solitario sobre todo en el mercado norteamericano. Las sustituciones en la voz de Black Sabath, fueron degenerando al pasar de la brillantez de Ronnie James Dio, mítico cantante de Rainbow, al histrionismo de Ian Guillan, ex vocalista de Deep Purple, y hasta un difuminado Tony Martin.

Pero al margen de la presencia de un miembro fundador, la importancia de esa media docena de  discos radica en que los Sabath se encontraban con un vigor creativo excepcional, tanto en sonido y composiciones como en la búsqueda de un estilo tan innovador como pétreo, inquietante y coriáceo. Tirando de rock duro habían creado el heavy metal.

El ariete

El primero de los discos, “Black Sabath”, se grabó en 1969 y lo utilizaron como ariete para abrir de par en par las puertas del castillo del rock e invadirlo con el heavy metal. Es su disco más satánico y contiene canciones tan emblemáticas como “The Wizard”, “NIB”, “Evil Woman” y “Black Sabath”.

El segundo se tituló “Paranoid”. Es mejor aún que el magistral primero y trae envueltos en celofán negro regalos como “War Pigs”, “Iron Man”, “Electric Funeral”, “Hand of Doom”, “Paranoid” o “Rat Salads”. El tercero es descomunal. Llamado “Master of Reality”, tiene el mérito de ser compuesto y grabado en una época en la que tocaban en directo de forma permanente.  A pesar de ello, crean misiles potentísimos como “Sweet Leaf”, “After Forever”, “Embryo”, “Into The Void” o “Children of The Grave”.

Su obra maestra

El cuarto es su obra maestra. Se titula “Vol. IV” y es la gran culminación de su carrera. Tocan el cielo y hacen el mejor álbum de heavy de la historia. Para certificarlo, ahí están “Tomorrow´s Dream”, “Wheels of Confusion”, “Supernaut”, “Snowblind”, “Under The Sun”, “Cornucopia” y el baladón “Changes”.

Pero aún les quedaban fuerza para otras dos obras inconmensurables. De un lado, “Sabath Bloody Sabbath” donde se atreven a meter sus botas en el pantano del rock progresivo y hasta eso hacen bien y, de otro, su sexto álbum: “Sabotage” en el que retornan al heavy  robusto, seco, intenso y poderoso en temas como “Hole In the Sky”, “Sympton of The Universe”, “Megalomania” y otra balada singular “I Going Insane (Radio)”. Lo dicho, hay que creer en uno mismo y en los 6 primeros discos de Black Sabath

Sello: Universal. Precio de cada uno de los cds: 6. Discografía: (además de los citados), “Born Again”, “13”, “Heaven and Hell”. Influidos por: Dixon, Hendrix, Blue Cheer. Influyen en todos aquellos que han hecho, hacen y harán, rock duro y heavy. En España, por ejemplo, Barón Rojo, Eva Rock, Soga y Leño.

¿Te ha parecido interesante?

(+15 puntos, 15 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.