Miguel Fernández: “Nuestra tarea es relevante en lo ecológico, económico y solidario”

30/01/2020

Susana de Pablos.

Entrevistamos al director general de la Federación Española de Banco de Alimentos.

Los 55 bancos de alimentos asociados a la Federación Española de Banco de Alimentos (FESBAL) fueron un año más, en 2019, los que mayor cantidad de donaciones repartieron en España entre los ciudadanos necesitados de comida. En la pasada 7ª Gran Recogida de Alimentos, estos bancos recogieron, por tercer año consecutivo, 21 millones de kilos, lo que supone casi la mitad de lo que se recogió en toda Europa en iniciativas similares, según los datos de la Federación Europea de Bancos de Alimentos (FEBA).

Voluntarios en la última campaña de recogida de alimentos organizada por la FESBAL.

Estas gigantescas colectas sólo son posibles gracias a la colaboración de miles de superficies de venta y a la movilización de cientos de miles de voluntarios (en 2019, 120.000 niños, jóvenes, jubilados…), quienes informan y animan a la participación de los millones de personas que generosamente donan alimentos. Estas campañas, en las que es esencial la colaboración de los supermercados e hipermercados de las grandes cadenas de distribución, pero también del pequeño comercio, no serían posibles sin la solidaridad de todos los voluntarios que, en turnos de cuatro horas de su tiempo libre, se encargan de informar, coordinar y cubrir sin descanso los 11.000 puntos de donación en toda España. Y si es importante la colaboración de las Administraciones Públicas, también los son las aportaciones —económicas y no económicas— que realizan las empresas de todos los sectores, cuyo apoyo resulta muy útil para facilitar la logística y organización en los puntos de recogida: carretillas, lmesas de clasificiación, furgonetas, gasolina…

Miguel Fernández Rodríguez, director general de la FESBAL.

Igualmente destacan en la FESBAL el generoso apoyo y cobertura que dispensan los medios y empresas de comunicación en la difusión mediática de sus campañas. Para conocer mejor la actividad de FEBAL, diarioabierto.es entrevista a su director general, Miguel Fernández Rodríguez:

♦ diarioabierto.es: Hay quienes critican a los bancos de alimentos porque las empresas los utilizan para mejorar su imagen de marca. ¿Cuál es su respuesta a esas críticas?
Miguel Fernández: Los bancos de alimentos tienen una doble misión: lugar luchar contra el hambre de las personas más vulnerables y combatir el desperdicio de alimentos; juegan así un papel destacado en la reducción de los excedentes alimentarios. Nuestra función como distribuidores de alimentos gratuitos entre las personas más desfavorecidas nos lleva a buscar alimentos donde los hay, es decir: en el campo, donde se producen; en la industria alimentaria, donde se elaboran, y por supuesto, en la distribución del comercio. Con estos sectores se firman convenios sobre la donación de alimentos o servicios, que por supuesto benefician a todos. Nosotros obtenemos gratuitamente los alimentos que necesitamos, para distribuirlos entre las organizaciones de reparto o de consumo con las que colaboramos y que a su vez los entregan a las personas necesitadas, y esa empresas mejoran, evidentemente, su imagen de marca como empresas socialmente responsables, practican la responsabilidad social corporativa (RSC).

En nuestra lucha contra el desperdicio de alimentos, también tenemos acuerdos con organizaciones e instituciones, como el Gobierno español, y por supuesto con el sector de la alimentación y distribución, a fin de recoger los excedentes de alimentos que, de otra forma y por diversas razones como el exceso de producción, deterioros de embalajes, cambios en la producción o por la proximidad de su fecha de consumo preferente o de caducidad terminarían en la basura. Aquí cumplimos una tarea social relevante que tiene tres aspectos: ecológico, económico, y solidario. Su producción ha requerido agua, energía, transportes y ha generado CO2, etc., y su destrucción tiene también nuevos costes ecológicos añadidos y por supuesto económicos; al tiempo que muchas personas pasan hambre y necesidades.

♦ diarioabierto.es: ¿Obtienen las empresas deducciones fiscales de esas aportaciones económicas a los bancos de alimentos que incluyen en su estrategia de RSC?
M.F.: En España se echa en falta una ley que regule e impulse las donaciones de alimentos, con el incentivo de que las empresas puedan obtener esos beneficios, como sucede en Italia, Francia y otros países con la llamada Ley del Buen Samaritano. En nuestro país, hace un par de años se aprobó en el Congreso un proyecto no de ley en ese sentido, pero esa normativa aún sigue pendiente.

♦ diarioabierto.es: FESBAL también lleva a cabo tareas de acompañamiento e inserción social. ¿En qué consisten?
M.F.: Nuestra lucha contra el desperdicio y el despilfarro de alimentos se centra en la recuperación de una parte de los productos excedentarios. Por ejemplo, con las frutas y hortalizas de temporada, que transformamos para prolongarles su vida útil para el consumo. Cada año recibimos a través del FEGA frutas que transformamos en zumos para distribuirlas entre las personas necesitadas. Ahí no acaba nuestra labor. Conocemos la situación de nuestra sociedad, la de nuestros beneficiados y la problemática del paro. Por ello, en los últimos años, los bancos de alimentos realizamos tareas complementarias de acompañamiento e inserción social, como por ejemplo, la organización de cursos de formación para el empleo, que sirven no sólo para la inserción laboral de esas personas, sino también para que recuperen la autoestima, mientras reciben ese reciclado formativo que facilitan su adaptación a los trabajos que demanda la sociedad, principalmente en el sector de servicios. Impartimos cursos de cocina, camareras de pisos, carretilleros, etc., en colaboración con empresas locales que les ofrecen prácticas y, a veces, la posibilidad de ser contratados.

♦ diarioabierto.es: El resultado de uno de los convenios firmados por FESBAL llevó a la creación en la Universidad Politécnica de Madrid de la Cátedra Bancos de Alimentos UPM. ¿Cuál la aportación más útil de esta cátedra a los bancos de alimentos?
M.F.: La Cátedra Bancos Alimentos UPM realiza una serie de estudios y análisis de la actividad para mejorarla, y sobre el futuro de los bancos de alimentos como asociaciones o fundaciones especializadas en la distribución de alimentos. Esas tesis y trabajos aparecen publicados en su página web y en la nuestra, y son la base para conocer la problemática de nuestras actividades. Por tanto, su tarea es divulgativa y pedagógica. De hecho, anualmente convoca un concurso de dibujos entre escolares de seis a 12 años de toda España, con lemas relativos al despilfarro de alimentos y la forma en la que niños y adolescentes entienden el problema y sus posibles soluciones. Este concurso nacional se cierra con la entrega en la gala anual de nuestros premios Espiga de Oro de FESBAL.

♦ diarioabierto.es: ¿Qué medidas debería tomar el Gobierno para acabar con el hambre en España?
M.F.: La clave para acabar con el hambre en España está en la reducción del desempleo. La última crisis económica de 2008 dejó a muchas familias sin trabajo y más tarde sin ingresos, al agotar las ayudas sociales. De ahí que se multiplicara el número de personas receptoras de ayudas alimentarias desde los bancos de alimentos, a través de las ONG locales y de proximidad. Esta crisis, que no se ha cerrado aún, y sobre la que se teme un repunte en los próximos años, ha dejado a un sector de la sociedad descolgado y en grave situación de pobreza y exclusión social.

El Gobierno deberá mantener y, si es posible, mejorar las ayudas sociales a los desfavorecidos, y además facilitar el trabajo de las organizaciones sociales, como los bancos de alimentos, que lamentablemente seguirán siendo necesarios. Un programa en el que colabora el Gobierno es la Agenda 2030 de Naciones Unidas, que se ha marcado los llamados ODS, son 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible como una prioridad. El primero de los ODS de la ONU pretende alcanzar el fin de la pobreza dentro de una década. Un ambicioso proyecto que tiene como segundo ODS el Hambre Cero en 2030. Estos dos ambiciosos objetivos están íntimamente relacionados con la tarea de los bancos de alimentos.

♦ diarioabierto.es: Muchas de las personas que pasan hambre en España emigraron de sus países porque allí también la sufrían ¿Debería mejorar España sus políticas de cooperación al desarrollo para ayudar a mejorar las condiciones de vida en esos Estados?
M.F.: La presencia de inmigrantes en España y muchos otros países desarrollados provoca múltiples problemas sociales, laborales y políticos, sobre todo cuando llegan de forma irregular. El hambre los ha empujado de sus países hacia un supuesto dorado, pero la crisis económica en Europa, las guerras y conflictos internacionales no está facilitando en nada su integración en los países de acogida. Por esa razón, nos parece una buena idea la mejora de las políticas de desarrollo y cooperación con los países de origen, para que su población pueda trabajar allí, sin arriesgarse en esos peligrosos viajes hacia nuestros países, donde no siempre encontrarár la vida que esperan. Entretanto, la ONU tiene creado un Banco Mundial de Alimentos, con una de sus bases en Canarias, mirando al continiente africano, para dar alimentos a esas poblaciones y países subdesarrollados, donde el hambre sigue afectando a más de 750 millones de personas a nivel global.

♦ diarioabierto.es: ¿Qué opina usted de las empresas que deslocalizan su producción, y crean empleo en países donde la mano de obra es más barata, y al tiempo realizan grandes donaciones económicas a onegés como la FESBAL?
M.F.: Efectivamente, hay una realidad económica mundial y de consumo que provoca que muchas empresas multinacionales deslocalicen su producción a países menos desarrollados, lo que reduce sus costos y mejora sus beneficios en un mundo tremendamente competitivo. Por supuesto que, en paralelo, debemos exigirles el cumplimiento estricto de las convenciones laborales internacionales y el respeto absoluto de los derechos humanos. Lamentablemente, no está en manos de los bancos de alimentos cambiar esa situación de intercambios, que algunos consideran abusivos o desequilibrados. Nos limitamos a paliar y cubrir esas carencias de alimentos que desde los gobiernos o las empresas quedan desatendidas. Simultáneamente, siguen llegando a España —y a otros países europeos— personas que huyen de conflictos y del hambre, lo que obliga a los gobiernos y a la sociedad civil a atenderlas. Por eso son necesarias las ayudas y las donaciones. Y, en conclusión, la presencia de organizaciones no gubernamentales, entre ellas los bancos de alimentos. Estas ONG necesitan de la sociedad civil financiación y medios técnicos y humanos para desarrollar su labor social y solidaria y, en nuestro caso, disponer de alimentos gratuitos para su distribución entre las personas más desfavorecidas.

♦ diarioabierto.es: Hay Bancos de Alimentos que han lanzado aplicaciones tecnológicas (app) para optimizar sus objetivos. ¿Han elaborado algún análisis sobre las ventajas de su uso?
M.F.: Muchas de las nuevas aplicaciones tecnológicas para móviles nacen con un espíritu empresarial y no necesariamente social. Tratan de hacer negocios con las realidades de los mercados. Aplicaciones que comercializan productos o alimentos elaborados para su venta de última hora, consiguiendo unos beneficios en ese tipo de transacciones comerciales, y ayudando de paso a reducir el desperdicio de alimentos.

En el caso de los bancos de alimentos las aplicaciones con estas nuevas tecnologías van más bien hacia el objetivo de facilitar las donaciones de particulares y empresas, a través del teléfono móvil. Evidentemente, hemos realizado análisis de sus ventajas. Como consecuencia, estamos buscando financiación para hacer frente a esos desarrollos técnicos que se requieren para estar al día y para optimizar nuestros objetivos; siguen siendo los mismos que cuando se creó el primer banco de alimentos en 1967, en Phoenix, en Arizona, Estados Unidos, con el doble lema de Luchar contra el hambre y Combatir el despilfarro de alimento.

Más información
⇒ Seguir en Twitter a @fesbal_org
⇒ La FESBAL en Facebook

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.