El intelecto no sabe de crisis

10/11/2010

diarioabierto.es.

Hasta ahora no me había creído la milonga de los brotes verdes de la recuperación económica. Ni el optimismo de Zapatero ni los amagos estadísticos vencían esos malos augurios que hoy, después de saber uno lo que ha sabido, ya se arrumban en la trastienda del pasado. Los beneficios empresariales de los Aznar han obrado el milagro de la conversión de ánimo. No se trata de las cifras ni de los porcentajes, siempre tan gélidos, sino de la materia prima que ha procurado esos suculentos réditos. Que el objeto social de Famaztella (creativo acrónimo de Familia Aznar Botella) sea participar al mundo las ideas que bullen en el intelecto del ex presidente y encima le paguen por ello asombra más en sí que el brillante balance del ejercicio. Con estos dispendios no queda por menos que dar por finiquitada la crisis.

Y eso que aún no se ha diversificado lo suficiente la compañía con el fin de generar nuevas fuentes de ingresos. Se me ocurre, por ejemplo, un convenio de patrocinio con asociaciones hortofrutícolas murcianas para patentar la ya legendaria teoría de las peras y las manzanas de doña Ana Botella. Me refiero, quién no lo recuerda, a esa aportación que en su día pergeñó para dar a conocer su opinión sobre los matrimonios entre homosexuales. “Si se suman dos manzanas, pues da dos manzanas y si se suman una pera y una manzana nunca pueden dar dos manzanas”. A pesar del alboroto que se formó y de las críticas recibidas, la solidez de este transgresor planteamiento se evidencia en que, a día de hoy, nadie ha sido capaz de rebatir semejante aserto. Y, que se sepa, lo legó a la Humanidad sin voluntad contable.

Como tampoco fue lucrativa la boda escurialense de Anita y Agag cuando bien podrían haber reclamado derechos de emisión por la misma razón que nos cobraban por entrar al cine a ver ‘Sissí emperatriz’ cuando ni siquiera salía Berlusconi de invitado. Por tanto, aunque pueda antojarse envidiable generar esos números negros en tiempos tan aciagos, es de justicia reconocer la labor altruista de esta familia. Citas ya históricas como el ‘estamos trabajando en ello’ con acento cantinflero se vienen a sumar a este cúmulo de aportaciones que, en suma, vienen a concluir que todo lo que se les pague es poco.

¿Te ha parecido interesante?

(+9 puntos, 9 votos)

Cargando…