Contar no es lo mismo que medir

19/02/2020

Hernando F. Calleja.

La ministra de Hacienda y Portavoz aprendió pronto a hacer pastelería contable y el martes dio una buena razón de ello. Habló de la reducción de la deuda como si fuera verdad que la deuda se ha reducido. Ya sé que a los políticos lo de retorcer los números les encanta. Lo he padecido como periodista económico (que no es lo mismo que barato, como me encargaba de ironizar cuando me contrataban en un medio) durante más de cuarenta años.

Sin pasar por alto que ser ministra de Hacienda (con todos los datos personales que quiera a su alcance) debería ser incompatible con el cargo de Portavoz, por el elemento coactivo que supone sobre quienes le critiquen o le planteen preguntas incómodas, la titular bifronte, digo, pastelea de lo lindo y lo hace, prácticamente, con la misma receta que todos sus antecesores, es decir, la conveniencia propia, por encima de la verdad.

Con una exageración muy racial ha afirmado que la deuda de las Administraciones Públicas se ha reducido en 2019, lo cual, evidentemente, es falso. La misma soflama soltó el miércoles en el Pleno del Congreso un doctor en Económicas que gira como presidente del Gobierno. Ambos utilizan el viejo truco de medir, en vez de contar, que se dice. Veamos los datos, por farragosos que puedan resultar. La deuda de la Administraciones Públicas a final de 2018 era de 1.173.348 millones de euros; pues bien, a finales de 2019 era de 1.188.893 millones de euros. Le ahorro la calculadora, la diferencia es de 15.545 millones más.

Por su parte, la deuda de la Administración Central es 18.232 millones más elevada y la que se clasifica con el nombre de Administraciones de la Seguridad Social, es 13.830 millones más que en el último año.

De las administraciones españolas, solo la Local registra una mejoría, ya que ha pasado de 25.780 millones a 23.345 millones (2.453 millones menos, según la Casio de mi mesa). Las Comunidades Autónomas han aumentado la deuda en 1.488 millones de euros para colocarla en 294.883 millones.

Estas son la cifras contadas como se cuentan, un euro detrás de otro. ¿A qué se debe, entonces, la euforia de la ministra (en ese momento) actuando como Portavoz, remachada  por su jefe 24 horas más tarde? Se debe a que, en vez de contar, mide. Y toma como referencia el Producto Interior Bruto, que, aunque un poco menos, ha crecido en 2019, por lo que la deuda parece menor. A eso se añade el cambio de criterio en la categoría administrativa del Consorcio de Compensación de Seguros, que aporta activos a las cuentas públicas. Esta es la prestidigitación de la política, aunque el truco es tan viejo, que ya no engaña a nadie.

Señora ministra de Hacienda, señor jefe del Gobierno, debemos más. Señora ministra Portavoz, señor Jefe del Gobierno, no se ha reducido la deuda, ha aumentado. A la hora de pagar los intereses, no les van a admitir porcentajes del PIB, les van a exigir euros de curso legal. A la hora de pagar la deuda, ningún acreedor va a cobrar en porcentajes del PIB, sino en euros contantes y sonantes. Que ustedes se engañen me trae al pairo. Que traten de engañarnos al común, está muy feo.

De nada.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.