Carmen Rigalt, despedida

03/03/2020

Carmen Duerto.

Hace 30 años nacía el periódico El Mundo con Carmen Rigalt como columnista. El pasado lunes 24, en una conversación en el hotel Palace de Madrid, con el actual director, Francisco Rosell, éste le comunicaba verbalmente a Rigalt que prescindían de ella. ¿Por qué? El director, según Rigalt que no daba crédito a lo que escuchaba, no supo/pudo/quiso explicarlo, tan sólo él era transmisor de las ordenes de “los italianos”. ¿Tienen nombre “los italianos”, se sabe algo de ellos, quiénes son, cuántos son? No, nada o al menos Rigalt, por más que preguntó, no consiguió ninguna respuesta.

Carmen, que está de baja médica por culpa del infarto que sufría en Navidades, pidió una reunión, el pasado lunes 24 de febrero, con “su director” para hablar de su reincorporación laboral y lo que se encontraba era su despedida. Una despedida silenciosa y extraña, como si los treinta años de columnas con chispa, ingeniosas, mordaces, de reportajes únicos y de noticias, no existieran. Se hubieran volatizado en negritas cenizas.

¿Algún director de este planeta se cree que con un “ya sabes, son decisiones de “los italianos” se puede cerrar una etapa laboral de 30 años laborales y que es la respuesta que se merece Carmen Rigalt?. Entiendo que el coronavirus nos está volviendo un poco chiflados pero este tipo de anomalías también requieren un cordón sanitario por salud mental. La cobardía, la falta de escrúpulos y la ausencia de alma de las empresas piden a gritos vacunas.

Pero quiénes son “los italianos”, quién defiende la precariedad laboral de los periodistas. Al menos Carmen Rigalt tuvo un contrato mercantil porque una gran mayoría de colegas “vende colaboraciones”. Quién defiende nuestros derechos, pero ésto qué es. Cómo se puede despachar a un profesional tan válido y multitudinariamente leído con un “es cosa de los italianos”.

Quiero seguir leyendo a Carmen Rigalt, ella ha contribuido a que esa cabecera llamada El Mundo, tenga un valor, un prestigio y sea un medio de comunicación aunque su comunicación interna se gestione con un indeleble e inaceptable “los italianos”. Sí, así vive el periodismo.

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 4 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.