El virus que reseteó el Capitalismo

17/03/2020

Juan Carlos Cubeiro.

Hagamos un ejercicio de ciencia-ficción. Imaginemos que estamos en el 51º Foro Económico Mundial en Davos, en enero de 2021. El año anterior, 21-24 de enero de 2020, el tema fue el ‘Capitalismo Multidimensional’ (Stakeholders Capitalism). Se trataba de pasar de la maximización del beneficio para el accionista (shareholder), como propuso el premio Nobel Milton Friedman, a trabajar para todos los grupos de interés. Ninguno de los 3.500 líderes congregados en Suiza a principios de 2020 advirtió del peligro del coronavirus, a pesar de que ya se había detectado en Wuhan, tres semanas antes.

Para muchos expertos, el Covid-19 ha sido un “cisne negro[1], es decir un suceso altamente improbable que finalmente sucede. En realidad, se trata más bien de un “rinoceronte gris”, tal como lo describió la analista Michelle Wucker en 2012 para referirse a la crisis de Grecia. Es decir, se veía venir, de una u otra forma. La propia Wucker ha declarado que el coronavirus es un suceso de alta probabilidad y alto impacto. Una pandemia obvia, visible, que ha llegado a nosotros con un impacto de alto potencial y consecuencias altamente probables.

Sin embargo, frente a la conexión global necesaria, la gobernanza del planeta, los tres continentes han aplicado políticas dispares, lo que Xavier Ferràs, ha llamado las 3D: Disciplina en Asia, Descoordinación en Europa y Darwinismo social en Estados Unidos porque Donald Trump y Boris Johnson prefieren mantener el sistema económico en vez de salvar vidas.

Mientras, en Europa las autoridades se han apuntado a “allanar la curva”[2] basándose en un paper del 2007 publicado desde el estadounidense Centers for Disease Control and Preventions[3] y que básicamente propone confinar a la gente en casa para reducir el contagio. Eso sí, a un coste brutal para el conjunto de la economía, tanto desde la demanda (consumidores) como desde la oferta (trabajadores).

Se trata de matar moscas a cañonazos, aunque tal vez no quede otra teniendo en cuenta que uno de los descubridores del SIDA, el virólogo Peter Piot, ha asegurado que el Covid-19 es mucho peor que el ébola por su capacidad de contagio. Desde el Banco Central Europeo, Christine Lagarde nos ha advertido que esta crisis de 2020 puede ser similar a la de 2008. En este caso, de enfriamiento de la economía, slowdown economy.

Quien mejor lo ha hecho en esta crisis hasta la fecha, y de quien podemos aprender es de Corea del Sur: 8.000 casos y tan solo 66 fallecidos. Un país en verdadera transformación digital.  Tuvo el primer caso el mismo día que Estados Unidos, el 20 de enero. Con más de 50 millones de habitantes, ha distribuido una app a todos sus ciudadanos que permite controlar la temperatura del cuerpo humano. 196.000 pruebas frente a las 4.300 de Trump porque son carísimas.

Datos para la información, responsabilidad como adultos y disciplina social en democracia porque el coronavirus ha sido como un examen sorpresa, de esos que nos ponían en el colegio o en el instituto, pero ahora sobre transformación digital. Porque a pesar que todas las empresas hablan sobre digitalización, menos del 20% de ellas la han aprovechado. En nuestro país, España, según Eurostat, menos del 5% de los trabajadores (posiblemente un 3%) estaban tecnológica y mentalmente preparados para el e-working; en los países nórdicos, la cifra podría alcanzar al 25% de los profesionales.

Y sin embargo, la punta de lanza de la empleabilidad es el TecnoTalento: personas que están habituadas a poder trabajar desde cualquier sitio, el 80% quiere hacerlo; a poder comprar por internet; y a poder aprender online[4].  Se trata de aprovechar la tecnología como trampolín que impulsa a la economía, la democracia y en definitiva al talento.

Volviendo a enero de 2021, en Davos no se hablará de otra cosa, de las lecciones supuestamente aprendidas, de cómo el Capitalismo se ha reseteado y esperemos, que mutado de una vez en “Talentismo”. Sí el Covid-19 ha transformado la realidad económica en una nueva recesión y ha declarado vencedora a China en su guerra comercial con Estados Unidos; la democracia debe transformarse más allá de la cultura del espectáculo, y el liderazgo entendido como Talento para influir en los demás, es más valioso que nunca. Tomemos nota.

 Juan Carlos Cubeiro, autor del libro “Del capitalismo al Talentismo” y miembro del consejo asesor de Human Age Institute

 

[1] Taleb, Nassim Nicholas (2001)

[2] Lo propuso en Twitter el microbiólogo neozelandés Siouxsie Wiles con un dibujo de Toby Morris

[3]Interim pre-pandemic planning guidance: community strategy for pandemic influenza mitigation in the United States: early, targeted, layered use of nonpharmaceutical interventions” CDC (2007)

[4] Desde el año 2000, la formación vía internet se ha multiplicado por 9, si bien los grados son menos del 10% y los masters menos del 25%

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.