EEUU pacta un plan de estímulos de 2 billones de dólares contra el coronavirus

25/03/2020

diarioabierto.es. La Casa Blanca ha logrado alcanzar esta madrugada un acuerdo con los representantes demócratas y republicanos en el Senado para lanzar el mayor programa de estímulos económicos de la historia de Estados Unidos.

«Al fin, tenemos un acuerdo», anunciaba el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, esta madrugada, después de que el paquete de estímulos hubiese visto frenada su aprobación hasta en dos ocasiones durante esta semana. «Después de días de intensas negociaciones, el Senado ha alcanzado un acuerdo bipartisano sobre un histórico paquete de medidas de apoyo contra esta pandemia», añadía el político.

Por su parte, el líder de los demócratas en la cámara, el senador Chuck Schumer, expresó su satisfacción por el acuerdo alcanzado entre ambos partidos para sacar adelante un plan para abordar «esta crisis de salud pública y económica». «No es momento de celebracion, sino de necesidad. Hemos peleado por los recursos para audar a la gente contra el coronavirus y anteponer a los trabajadores. Este acuerdo refleja ahora estas prioridades», aseguró.

El masivo plan de estímulos pactado, que será aprobado este miércoles, contempla un fondo de rescate a través de una línea de avales para préstamos a empresas en dificultades por importe de hasta 500.000 millones de dólares (462.098 millones de euros) , incluyendo una línea de asistencia de hasta 50.000 millones de dólares (46.233 millones de euros) para ayudar a las aerolíneas estadounidenses, uno de los sectores más castigados por la caída de la demanda y por las restricciones impuestas para contener la epidemia.

En este sentido, las empresas beneficiarias de las ayudas del fondo de rescate contra el Covid-19 deberán abstenerse de acometer recompras de acciones propias durante la duración del crédito y verán limitada su capacidad de pagar bonus a sus ejecutivos, así como adoptar medidas de protección al empleo.

Asimismo, el paquete de estímulos contempla 367.000 millones de dólares (339.645 millones de euros) en ayudas a pequeñas y medianas empresas con el fin de mitigar el impacto de la epidemia en el empleo, así como una inyección de hasta 150.000 millones de dólares (138.630 millones de euros) para la compra de material sanitarios y el refuerzo de los hospitales y otros servicios sanitarios de EEUU.

Una de las medidas más llamativas del acuerdo consiste en la entrega directa de dinero en efectivo a los ciudadanos estadounidenses, lo que se conoce entre los bancos centrales como ‘dinero helicóptero’. En este sentido, cada adulto del país con ingresos de hasta 75.000 dólares anuales recibirá un cheque mensual de 1.200 dólares (1.110 euros), además de otros 500 dólares en metálico (462 euros) por cada hijo.

Por otro lado, el acuerdo contempla diversas medidas para extender y reforzar la cobertura del seguro de desempleo.

El importe del paquete de estímulo acordado esta madrugada representa la movilización de más de del doble de los 800.000 millones de dólares (740.158 millones de euros) del paquete de ayudas aprobado por la Administración Obama para hacer frente a la crisis financiera de 2008 y podría engordar a más del doble el déficit estadounidense, que ronda actualmente el billón de dólares.

Reacciones

 Ronald Temple, de Lazard Asset Management, comenta sobre los estímulos fiscales en Estados Unidos que para recuperar la confianza en la economía y los mercados, existen tres requisitos principales:
  • 1. Un tratamiento para el COVID-19 que reduzca su contagio, duración y gravedad lo suficiente como para que nos sintamos seguros para reunirnos nuevamente en lugares de trabajo y tiendas;
  • 2. Un apoyo fiscal para sostener el sistema económico mientras la gente no puede trabajar ni comprar;
  • 3. Unos estímulos monetarios para mantener el flujo de liquidez mediante el mercado crediticio y la economía.
«Con la legislación actual, tenemos por ahora dos de los tres ingredientes clave para recuperar la confianza necesaria», subraya.

James McCann, Senior Global Economist de Aberdeen Standard Investments, señala que «se mida de la forma que se mida, éste es un enorme paquete de estímulos». «Pero hay una cosa que no puede detener, y es la recesión que se avecina. Con todo, cabe esperar que actúe como un cortafuegos para frenar la propagación de esta crisis a través de la economía y evitar que se apodere del sistema financiero», señala.

«Que este paquete sea suficiente en definitiva depende en gran parte de cuánto tiempo dure el encierro. Hemos visto al presidente Trump ya presionando para relajar el bloqueo porque sabe que gran parte de su oferta de reelección depende de la fuerza de la economía. Está acorralado. Relajar estas medidas pondría casi seguro en peligro vidas y podría hacer aún más daño a largo plazo. Sin embargo, su expediente económico parece cada vez menos creíble cuanto más tiempo dure el actual cierre», advierte.

«En cualquier caso, si los datos económicos de las próximas semanas son mucho peores que las predicciones actuales, este paquete podría terminar siendo insuficiente y el Congreso se encontrará de nuevo en el punto de partida. Ya hemos visto mercados inestables de la noche a la mañana debido a los temores sobre la velocidad de propagación de la pandemia. El desafío para el paquete de estímulo es mantener el ritmo de la pandemia», concluye.

La Financière de l´Echiquier interpreta que «por el lado de los Gobiernos, están aumentando las promesas de apoyo a las empresas que se encuentran en quiebra e incluso se mencionan las nacionalizaciones, en particular para las aerolíneas». «Bruselas entierra la doctrina europea sobre el rigor presupuestario, Estados Unidos prepara un plan de apoyo de al menos 2 billones de dólares y se menciona la distribución directa de cheques a los hogares … En síntesis, los «bazucas» monetarios y presupuestarios están utilizados. Si estas medidas incrementan drásticamente la deuda de los gobiernos, la comprarán los bancos centrales y el coste de la deuda será indoloro gracias a los bajas tipos de interés», añade.

«No obstante, persisten las incertidumbres, en particular en relación con Estados Unidos. Si bien algunos Estados están confinados (California, Estado de Nueva York), muchos no lo hacen, lo que aumenta el temor a una epidemia desbocada, lo que es aún más perturbador, ya que el sistema de salud estadounidense no parece preparado para enfrentar la situación. Además, os intentos de cuantificar el impacto de la crisis actual en el crecimiento del PIB del segundo trimestre arrojan resultados sin precedentes: -12% según lo estimado por JP Morgan o -24% según Goldman Sachs (sobre una base anualizada). En cualquier caso, es seguro que el PIB de EE. UU. experimentará un frenazo muy violento en los próximos meses», remarca la gestora francesa.

 

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.