Gran Canaria se prepara para recibir a los viajeros

22/05/2020

Carmela Díaz.

Gran Canaria es uno de los destinos que antes se está recuperando de la crisis del coronavirus. Ya es uno de los cinco primeros aeropuertos españoles que están autorizados a recibir vuelos internacionales y también su puerto es uno de los ocho que podrán comenzar a recibir cruceros. La isla ya ha comenzado a prepararse y Turismo de Gran Canaria invertirá hasta 20 millones de euros en proyectos encaminados a la reactivación de la imagen de la isla y a la rehabilitación de infraestructuras turísticas.

Aquí es posible encontrar todos los climas y disfrutar un contraste de paisajes, desde las cálidas arenas que forman sus playas a las blancas cimas de su cumbre más alta -el Pico de las Nieves-, pasando por calderas, barrancos, acantilados sobre el mar, valles cubiertos de vegetación, pueblos pintorescos…

Una capital moderna y abierta. La visita a la isla suele iniciarse en la capital. La arquitectura neocolonial, representada en hitos como la catedral o la Casa de Colón, dejan constancia de un cruce de caminos y de culturas. Caminando sobre el empedrado de estas calles se viaja a otro tiempo, paseando por ejemplo junto al lugar donde el descubridor de América recitó sus oraciones antes de zarpar de nuevo. Triana fue en sus orígenes un barrio marinero, aunque hoy sólo la ermita de San Telmo recuerda aquel pasado. La calle principal se llama también Triana y en ella están los principales comercios de la ciudad. Cerca está la calle Cano, donde se encuentra la casa-museo de Pérez Galdós, donde nació el autor de los Episodios Nacionales en 1843. Las Canteras, junto al puerto de La Luz, es uno de los puntos más animados y visitados por los turistas. Merece la pena alojarse en el hotel Santa Catalina, reconocido como mejor hotel histórico de lujo de Europa. Por él han pasado Ava Gardner, Winston Churchill, Agatha Christie, Gregory Peck o María Callas.

Camino al sur. Tal vez la ruta más popular es la que lleva a las magníficas playas del sur y a Maspalomas, un conjunto de ocho kilómetros de arenas y dunas, con pequeños oasis de palmeras, declarado Reserva Natural. Precisamente durante estas últimas semanas han recuperado su esplendor gracias a la ausencia de pisadas, se ha regulado el flujo de arena y han florecido sus ondulaciones naturales. La Reserva está constituida por tres ecosistemas: el Palmeral, la Charca y las Dunas, que se extienden a pocos metros del mar. Toda la zona es un enorme espacio natural de excepcional valor. La punta de Maspalomas conecta con playa del Inglés, una de las más populares.

Otras paradas obligadas. A pocos kilómetros de Las Palmas está Teide, la segunda ciudad en importancia de la isla y tan antigua como la capital. El barrio de San Francisco todavía conserva el ambiente y sabor de la época. En Ingenio se conserva un curioso poblado troglodita, con su propia ermita excavada en la roca y es el lugar perfecto para adquirir los conocidos calados y bordados que se realizan artesanalmente desde tiempo inmemorial.

Adentrarse en el interior. Iniciando el camino hacia el norte por la otra costa vale la pena visitar el pequeño pueblo marinero de Arguineguín, lleno de encanto; Patalavaca, uno de los mejores centros turísticos de la isla; Puerto Rico, urbanización pionera en la oferta náutica y Mogán, una encantadora villa marinera con su puerto pesquero y deportivo. El interior de la isla es territorio protegido y Reserva Mundial de la Biosfera. En ese viaje se atraviesan barrancos y desfiladeros, bosques y cráteres, las laderas se cubren de fincas de plataneras. Se puede disfrutar de las más de cien especies de flora isleña y de emblemas de la fauna local como el pinzón azul o el lagarto canarión. En la Caldera de Tejeda se puede contemplar el Roque Nublo, una enorme roca basáltica en forma de monolito de más de 65 metros de altura surgida como consecuencia de la actividad volcánica y la erosión; es un icono de la isla, mientras que el Roque Bentayga fue un lugar de culto para los aborígenes.

Gastronomía. Gran Canaria cuenta con una gama de quesos exquisitos, frutas y verduras, excelente pescado, así como con una repostería tradicional deliciosa. Hay que probar sus célebres papas arrugadas con distintos mojos, el sancocho y un crisol de potajes, todo ello acompañado de una copa de vino autóctono.

Más información: grancanaria.com/turismo/es/

¿Te ha parecido interesante?

(+12 puntos, 12 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.