El FMI avisa que la gran banca dejará de ser rentable en 2025

22/05/2020

diarioabierto.es. "Las presiones sobre la rentabilidad a medio plazo pueden inducir a incrementar los riesgos de crédito, de plazos de vencimiento, de liquidez o de operaciones de forma los suficientemente agresiva como para plantar las semillas de futuros problemas", advierte el Fondo Monetario Internacional.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que la mayoría de los grandes bancos están en riesgo de dejar de ser rentables en 2025 por la combinación de los bajos tipos de interés y la crisis generada por el Covid-19.

En su ‘Informe de Estabilidad Financiera Global’, sus expertos elaboran un modelo econométrico que señala que los bancos del G-7 más Suiza y Suecia serán incapaces de generar beneficios por encima de su coste de capital para 2025.

«La previsión de rentabilidad bancaria a corto plazo (2020 y 2021) se verá afectada negativamente por el abrupto alza de costes crediticios debido a la recesión económica generada por el brote del Covid-19», argumenta el FMI. «Esa compresión en los márgenes probablemente persistirá y se intensificará porque los tipos a largo plazo han descendido como resultado de la política monetaria acomodaticia», añade el informe.

Los bancos tienen capacidad para mitigar estas presiones sobre su rentabilidad estructural mediante el incremento de los ingresos ajenos a los intereses, el recorte de costes o el aprovechamiento de las nuevas tecnologías, medidas que además ayudarán a competir mejor contra las ‘fintech’ y contra los intermediarios financieros no bancarios.

Pero lo que más preocupa al FMI es que «las presiones sobre la rentabilidad a medio plazo podrían inducir a los bancos a incrementar los riesgos de crédito, de plazos de vencimiento, de liquidez o de operaciones de forma los suficientemente agresiva como para plantar las semillas de futuros problemas».

Por eso, recomienda a los supervisores a desplegar una «combinación» de políticas que preserven un equilibrio entre la estabilidad financiera, el mantenimiento de la fortaleza de las instituciones financieras y el apoyo de la actividad económica: «Las autoridades del sector financiero deberían incorporar en sus decisiones y valoraciones de riesgo el impacto potencial del entorno de tipos bajos de interés en los bancos. La planificación de capital por parte de supervisores y los test de estrés deberían incluir escenarios de tipos bajos durante mucho tiempo».

Hedge funds, más perjudicados que la banca

Las pérdidas del mercado crediticio de alto riesgo en un escenario severo semejante al de la última crisis financiera pueden superar los 1,3 billones $ (1,2 billones €), según las estimaciones del FMI, que señala a fondos de inversión y ETF como principales damnificados, mientras que el impacto para la banca sería más manejable.

Los bancos sufrirían pérdidas del 10% de su exposición, algo por debajo de los 150.000 millones $ (137.526 millones €), por detrás de las aseguradoras, con un porcentaje cercano al 13%. Los más afectados en función de su exposición serían los hedge fund, con pérdidas del 40% del riesgo asumido, así como fondos y ETF, con más de un 35%.

«Las pérdidas para la banca en los mercados crediticios de riesgo corporativo debería ser manejables, aunque sustanciales para unas pocas entidades. Las pérdidas de entidades financieras no bancarias podrían ser más significativas, dado el papel preeminente que los prestamistas no bancarios han adoptado en estos mercados, lo que podría dañar la provisión de crédito y llevar a una recesión más larga y severa», advierte Tobias Adrian, director de Asuntos Monetarios y Mercados de Capitales del FMI.

Los mercados de crédito corporativo de riesgo se han expandido rápidamente desde la crisis financiera, con un creciente papel de entidades financieras no bancarias, lo que, por un lado ha contribuido a reducir la exposición directa de los bancos, pero también ha hecho «más complejo y opaco» el sistema al introducir nuevos riesgos y canales de transmisión de perturbaciones.

El apalancamiento financiero y las exposiciones directas de los bancos, que fueron claves en la crisis anterior, han disminuido, pero han aumentado en los mercados una calidad crediticia más débil de los prestatarios, así como la aplicación de estándares de suscripción más flexibles, menor protección de los inversores, riesgo de liquidez en los fondos de inversión y una mayor concentración de prestamistas dentro de una misma categoría, así como un alto grado de interconexión en el ecosistema.

No obstante, desde el brote de Covid-19, el FMI aprecia que el mercado primario de crédito de riesgo «se ha vuelto más disciplinado», con mayores márgenes, más protecciones y menos apalancamiento, ya que los prestamistas aparentemente han aplicado estándares de suscripción más conservadores.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.