Aaron Cogolludo: “En la desescalada, el propósito debe ser el bienestar del empleado”

26/05/2020

diarioabierto.es. El director de Personio España explica cómo retomar la actividad con éxito.

Llega el momento de regresar a la actividad empresarial. Todavía en tiempo de pandemia, es primordial garantizar la seguridad y salud laboral de cara a la inminente desescalada. Es fundamental que los responsables de la gestión de personas estén preparados para retomar la actividad. Muchos se preguntarán: ¿cómo lograr una desescalada exitosa en las oficinas?

Aaron Cogolludo, director de Personio España.

Si bien las autoridades sanitarias y el Gobierno recomiendan continuar con el trabajo en remoto, en palabras de Aaron Cogolludo, country manager de Personio: “Es importante anticipar la apertura y establecer protocolos de regreso a las empresas para trabajar. En concreto, hay que prever el uso de equipos de protección y otras medidas de seguridad; establecer horarios escalonados, y ofrecer garantías de conciliación, lo que implica contar con un apoyo extra de los empleadores”.

Cogolludo advierte a las empresas para que no vuelvan a sufrir imprevistos. “La primera oleada de salida de las oficinas y de trabajo desde casa tomó desprevenidas a las empresas. Ahora es el momento de organizarse con herramientas que puedan ayudar a que estos movimientos sean ágiles y tengan el menor impacto posible en el negocio. Es importante no precipitarse, sino hacer que los empleados vuelvan poco a poco, sobre todo los que se sienten mejor trabajando en un entorno diferente al de sus casas. La pandemia no ha terminado todavía, pero tenemos que avanzar con seguridad”. El director de Personio España, empresa alemana desarrolladora de software para el reclutamiento y la gestión de personas en pymes, nos aclara algunas cuestiones clave sobre las pautas y condiciones en las que se deberá desarrollar cualquier actividad permitida.

diarioabierto.es:¿ Qué desafíos conlleva la vuelta de los empleados a sus puestos de trabajo?
Aaron Cogolludo: En cada crisis siempre hay diferentes etapas. Lo peor ya ha pasado y ahora nos encontramos en la fase de recuperación. Es importante tener en cuenta que no será estática sino un proceso gradual que finalmente conducirá a la «nueva normalidad». Sin duda, las organizaciones habrán aprendido muchas lecciones y eso las habrá fortalecido. Sin embargo, es importante recordar que la crisis que estamos atravesando puede ser difícil e inquietante para muchos trabajadores y es necesario afrontarla con comprensión y cercanía para que el regreso sea un momento de refuerzo y positividad.

Uno de los principales desafíos es garantizar la salud y la productividad. Los directores de recursos humanos de las empresas serán agentes clave y se deberán preguntar cómo apoyarán a los empleados y se asegurarán de que se sientan conectados y comprometidos con la estrategia de la organización. Las empresas deben preparar a los trabajadores con las habilidades y capacidades para un retorno seguro. Para ello, será necesario proporcionar a los distintos equipos información clara sobre los procedimientos de seguridad y sobre cómo, a través de la cultura organizativa, la empresa reafirma su compromiso con el papel clave que desempeñan los empleados en los momentos difíciles.

Por otra parte, la demanda de trabajo a distancia aumentará incluso después de la crisis, ya que ha marcado un antes y un después en nuestra vida cotidiana. Muchos empleados han visto ventajas en esta modalidad, como la de pasar más tiempo con sus seres queridos, al no tener que ir a su lugar de trabajo todos los días, o evitar el transporte público por motivos de salud. Por ello, las empresas deben contar con las herramientas adecuadas para satisfacer las nacientes necesidades.

diarioabierto.es: ¿Qué medidas hay que tomar?
A.C.: El Ministerio de Sanidad establece que cualquier actividad permitida se debe realizar en condiciones de seguridad, autoprotección y distanciamiento social. Para ello, recomienda utilizar máscarillas, facilitar el acceso a soluciones hidroalcohólicas para el lavado frecuente de las manos, así como desinfectar y sanear periódicamente las instalaciones y el equipo. Además, es esencial reubicar las mesas de trabajo con una distancia mínima de dos metros entre ellas. Igualmente es aconsejable marcar las rutas de acceso a la oficina para evitar el tráfico excesivo y establecer normas claras de higiene o evitar el uso de microondas, refrigeradores o cafeteras, es decir, todo el equipo relacionado con la alimentación y el uso comunitario para reducir los riesgos. Por ejemplo, nuestros colegas de Personio, en Alemania, comenzaron una fase de prueba esta semana. 30 de los 400 empleados de la oficina de Múnich han asistido voluntariamente a las oficinas para probar medidas de seguridad como las que ya he mencionado.

También es muy importante estar alerta y abierto a las nuevas necesidades que surgirán con el paso del tiempo. Este será un momento de cambio y movimiento constante y por eso es necesario que todas las partes se involucren en hacer el lugar de trabajo seguro. Aquí es donde compartimos la mayor parte del día con nuestros colegas y debe ser un ambiente seguro y saludable. Esta tarea requiere nuestro mayor compromiso y responsabilidad.

diarioabierto.es: ¿Cómo priorizar el bienestar físico y mental de los empleados?
A.C.: Es importante que los responsables y líderes de recursos humanos dejen claro su compromiso con el bienestar de los trabajadores, mediante un enfoque integral de sus preocupaciones tanto físicas como psicológicas. Para ello será necesario reconocer la diversidad de las expectativas individuales de los empleados y apoyarlos durante la transición a la recuperación. El compromiso con el bienestar integral debe extenderse al bienestar en el hogar, y para ello hay que tener en cuenta que garantizar el bienestar psicológico significará un cambio en las prácticas. Por ejemplo, la aplicación de horarios flexibles para ayudar a los trabajadores a hacer frente a las diferentes situaciones personales y familiares, pues muchos siguen cuidando de los niños y mayores.

Por otra parte, a medida que las empresas inicien el proceso de recuperación, será de gran importancia un renovado sentido de compromiso en los equipos. Para lograrlo, será necesario integrar las necesidades de los empleados a las corporativas, con el fin de poder resaltar el valor de su contribución en el lugar de trabajo. Las organizaciones que adopten como propósito el bienestar integral, resignificarán el trabajo diario, optimizando las capacidades individuales y grupales de los trabajadores al servicio de un objetivo común, recuperarse.


Más información

⇒ Consultar el Plan para la Transición hacia una nueva normalidad
⇒ Seguir en Twitter a @PersonioHR

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.