Cuando la dialéctica es equivocada

30/05/2020

J.M. Miner Liceaga.

O sea, que primero montan una comisión para ver cómo se solucionan los problemas económicos que tenemos y que se nos avecinan, y resulta que nuestros  preclaros representantes se dedican a lanzarse piropos a cada cual más interesante para el ciudadano al que se supone representan.

Interesante; muy interesante. Debe ser que no estamos acostumbrados a los verbos fáciles y a los discursos con enjundia. Estoy hasta por pedir perdón por mi ignorancia, pero lo que no tiene ni medio pase es que lo que se supone debe ser una prédica sobre las posibles soluciones a ese acantilado al que se tiene que enfrentar nuestro quehacer económico, se salde con adjetivaciones y recordatorios que nada tienen que ver con los problemas reflejados en el orden del día y que conducen, de manera obligatoria, al descrédito de quien tiene el uso de la palabra.

Hay que preguntarse, no obstante, lo de siempre; ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? En estas situaciones siempre hay un provocador y considero que todos sabemos quién tiró la primera piedra y también la segunda, ésta última a cuenta de querer imaginar caballos de Troya, primero por los pasillos del Congreso y poco después en el mismo hemiciclo. Vergonzoso.

De vergüenza ajena pero al mismo tiempo demostración de una mediocridad palmaria. Se entiende que si te sirven en bandeja de plata, y de manera reiterada, una argumentación mordaz, puedas responder con algo más hiriente y corrosivo si cabe. Y, mientras tanto, buen número de ciudadanos quejándose de que sus puestos de trabajo o negocios andan de capa caída.

¿Será lo que nos merecemos? ¿O nos habremos equivocado a la hora de las votaciones? La proteína famosa ha empañado, desdibujado y desmoronado ilusiones, proyectos, esquemas, programas, cálculos, diseños. ¿Pero hay quién duda a estas alturas de que precisamente algunos de nuestros gobernantes, y hay que mirar necesariamente a las alturas, no dan la talla por muy verbo fácil que tengan y sepan envolver en saris de seda mensajes que ya casi nadie cree?

¡Una lástima! Las carreras meteóricas casi siempre impiden asimilar escalones intermedios. Y así suceden las cosas que ocurren. Para estos buenos hombres, de dialéctica equivocada, no existen ni el luto, ni la crisis y abundan en los topicazos escritos copiosamente en los últimos meses y que dan lugar a la crispación, a los espectáculos bochornosos, a las descalificaciones… a todo un circo en el que se creen lo domadores de las fieras -ahora que no están permitidas- y resulta que no son más que los  cómicos en un escenario que les viene grande se mire por donde se mire.

¡Qué bueno sería que bajaran de la higuera, se dieran una vuelta por donde antes se la daban, dejaran de provocar a los ocupantes de otros escaños, y se dedicaran a las tareas para las que están encomendados y pagamos entre todos, incluidos los escoltas.

Ahora que parece que los partidos de fútbol vuelven a escena, me recuerda a esos jugadores que destacan sobremanera en equipos de segunda, aunque estén en primera, y que al ser fichados por uno de los grandes se diluyen como una gragea de estevia en el te, pongo por caso.

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 5 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.