Un viaje cercano y económico

10/06/2020

Carmela Díaz.

Tirana, Albania

Tirana, Albania

Algunas compañías comienzan a planificar salidas ya desde el mes de julio a destinos europeos cercanos. Un destino que está poco explotado y que resulta económico son los Balcanes. Hoy os presentamos qué visitar en sus tres joyas: Serbia, Montenegro y Kosovo Son algunos de los países más desconocidos del continente que ofrecen valles, ríos, cascadas, lagos y montañas, majestuosos parques naturales y un gran patrimonio cultural.

Novi Sad

Novi Sad

Serbia. Su capital, Belgrado, es una de las ciudades más antiguas de Europa y con una larga historia de invasiones y destrucciones. Se ubica en la confluencia de dos grandes ríos, el Sava y el Danubio; esta es una zona bordeada de parques, repleta de restaurantes y cafeterías -la mayoría en barcazas- con impresionantes vistas del río y la ciudad. El distrito de Savamala es una zona bulliciosa llena de galerías, centros culturales y cafeterías con música en vivo. Otra zona que no hay que perderse es Skadarlija, una calle llena de bares y cafés, punto de encuentro para muchos artistas del país. Otros lugares de interés son la plaza principal, la calle Knez Mihailo, la fortaleza de Kalemegdan y la antigua ciudadela. Desde Belgrado se puede visitar también Subotica, una ciudad con edificios modernistas. Entre las escapadas cercanas está Pálic, el lago natural más grande de Serbia y Novi Sad, conocida como la Atenas de Serbia por su importancia cultural en el país. Respecto a sus riquezas naturales, en el suroeste hay que detenerse en La Puerta del Podrinje, un mirador desde el que se puede observar Bosnia y Montenegro, para seguir hacia la localidad de Bajina Basta, un pintoresco pueblo que servirá de base para explorar el Parque Nacional de Tara; aquí se encentra el impresionante cañón del río Drina, lagos artificiales y diversa flora y fauna.

Parque Nacional Durmitor

Parque Nacional Durmitor

Montenegro. Durmitor da la bienvenida este pequeño país. Altos riscos, especialmente el macizo que le da nombre, bosques, profundos cañones, lagos y cuevas glaciares -como la célebre cueva de hielo- se reúnen en esta reserva natural Patrimonio de la Humanidad que ocupa el interior montañoso del país. El Parque Nacional Durmitor es una colección de paisajes que aúna lagos relucientes, cimas de montañas, vegetación frondosa y el cañón más profundo de Europa (y el segundo del mundo tras el Gran Cañón de Colorado) el famoso desfiladero del río Tara. Hay unos cincuenta picos por encima de los 2.000 metros. Otro imprescindible son los dieciocho lagos glaciales; el más grande y bello es el conocido como Lago Negro. En la capital de Montenegro destacan la catedral de la Resurrección de Jesucristo, el puente Milenium que une las dos riberas del río Moraca, y el símbolo de la ciudad, la Torre del Reloj. El barrio otomano de Stara Varos con su mezquita y el castillo de Tvrdava Ribnica es una de las zonas más bellas de Podgorica. Kolasin, a las puertas del Parque Nacional Biogradska Gora, es una de las joyas de este país. A lo largo de la ruta se encuentran hermosos miradores, destacando el que muestra panorámicas sobre tres lagos de montaña: Pesica, Ursulovacko y Lago Sisko.

Kosovo

Kosovo

Kosovo. Es el país más nuevo de Europa y aún no reconocido como país independiente de Serbia por algunas naciones del mundo. No hay que perderse las cascadas del Drin Blanco o Peja, una pequeña y curiosa ciudad. Al Parque Nacional Bjeshket e Namuna se llega por una carretera espectacular que atraviesa el Cañón de Rugova. El valle serpentea y va elevándose poco a poco hacia la frontera con Montenegro. Una serie de carreteras estrechas entran y salen de esta ruta principal, dando acceso a pastos altos de montaña, lagos glaciares y bonitos bosques. Pristina, la capital, es una ciudad abierta y cosmopolita. En el centro, se visita la mezquita del Sultán Mehmed Fahtih, construida en 1461. Otra de las joyas de Kosovo es Mirusha Waterfalls, una cadena de cascadas que se encuentran en el río Mirusha, situado en el sur de las montañas Gremnik, con trece lagos fluviales y doce cascadas entre ellos. Si se dispone de más días se puede visitar Tirana, la capital de Albania, para conocer reliquias otomanas, italianas y políticas, en un trazado de bulevares flanqueados por minaretes, murales socialistas y curiosas obras arquitectónicas.

Puente río Tara, Montenegro

Puente río Tara, Montenegro

Para más información sobre circuitos por los Balcanes: www.tuaregviatges.es

¿Te ha parecido interesante?

(+10 puntos, 10 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.