Subida previsible

07/09/2011

Miguel Larrañaga. 07-09-2011

Era lo previsible y aunque esto se cumple pocas veces en los mercados de valores, ocurrió. Tras el viraje de Wall Street en la víspera, los mercados europeos se «precipitaron» en las ganancias. Cada vez es más claro quién manda aquí en este momento y por mucho que le pese a la señora Merkel, ahora mismo no es ella, son los chicos del otro lado del Atlántico los que marcan la pauta.

Lo ocurrido en la sesión solo se puede calificar como «subidón», pero nada de echar las campanas al vuelo. La subida es muy inferior a los recortes en días anteriores y el perfil de los índices, aunque haya mejorado algo, no ha salido de la zona catastrófica ni mucho menos.

Y, además, hoy debo volver a la costumbre de hacer un apartado especial para nuestro Ibex patrio, que vuelve a dar lástima. Independendientemente del resultado final, el perfil de la sesión española fue mucho peor que la del resto de los mercados europeos. No aprovechó suficientemente los impulsos alcistas y agudizó las etapas de retroceso.

El selectivo no está para muchos trotes, lo que es fiel reflejo de la situación general española, pero no deja de dar coraje que hasta el Mibtel italiano pueda sacar pecho en jornadas como esta y el Ibex se quede a medio camino, con las eternas dudas.

En cuanto al resto, destacar que a pesar de la gran subida, los índices se movieron en rangos estrechos, ya que abrieron la sesión con unos huecos impresionantes respecto al cierre del día anterior. El mejor en el resultado final fue el Dax, pero a mí me ha gustado espeialmente el comportamiento del FTSE que, al fin y al cabo, ya había avanzado en la víspera y no estaba tan «obligado» como el resto a recoger el guante lanzado desde Nueva York.

Lo que sí quedó claro es que la autorización del Tribunal Constitucional alemán para que este país pueda involucrarse en el rescate a Grecia fue un acicate para cimentar la jornada festiva. No quiero imaginar lo que hubiera supuesto una negativa, aunque bien pensado no hubiera supuesto solo un terremoto para la Bolsa, sino para la propia Unión Europea.

Y mañana, todos pendientes del discurso de Obama y de la acogida que le presten los parlamentarios y los analistas. Ya se saben las líneas generales de lo que va a decir, pero lo que más se necesita ahora es ver si tiene capacidad para convencer a los republicanos de que apoyen su plan, lo que a priori parece muy complicado. De momento, el mercado parece creer en su dotes de persuasión, pero yo no lo tengo tan claro.

Entre tanto, pasaremos revista a los cierres. El Dax avanzó un 4,07%, el FTSE otro 3,17%, el CAC un 3,63% y el Ibex un 2,77%.

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.