Soplar y sorber al mismo tiempo

17/06/2020

Luis Díez.

El pensamiento escolástico más elemental indica que una cosa no puede ser y no ser al mismo tiempo. Salvo que lo diga la derecha. No puede ser que el presidente del PP, Pablo Casado, lance mensajes (y campañas) haciendo creer a “la nación” que apoya la reconstrucción económica y social y se alinee al mismo tiempo en la Unión Europea con los ultras holandeses, daneses y otros que reclaman menos Europa y más recortes sociales. No puede ser que el secretario general del PP, Teodoro García Egea, afirme que quienes han salvado vidas en la pandemia del coronavirus han sido las autonomías (competentes en materia sanitaria y residencias de ancianos) y al mismo tiempo impute al Gobierno la responsabilidad de las muertes en geriátricos y hospitales. No puede ser que las derechas intenten por tierra mar y aire deslegitimar al Gobierno del PSOE-UP y al mismo tiempo se proclamen demócratas. No puede ser que las derechas aceptaran el confinamiento para preservar la vida y al mismo tiempo promovieran manifestaciones (“Se van a enterar de los miles de Núñez de Balboa”, dijo la presidenta madrileña Ayuso) en contra de una medida que salvó 450.000 vidas y no apoyase las prórrogas del estado de alarma que restringía los derechos de reunión y libre circulación.

Un viejo profesor recomendaba a los periodistas de sangre nueva que prestaran atención a las contradicciones, pues eran una herramienta útil para detectar crisis internas en los partidos políticos. El coronavirus ha provocado tantas y tan notables contradicciones en el PP que resulta extraño el silencio mediático sobre su crisis interna. Será que el viejo profesor insistió poco o que la verificación de las evidencias ya solo se practica en los laboratorio científico-técnicos. Claro que también puede ocurrir que nos hallemos ante un nuevo fenómeno prodigioso como el que Pio Cabanillas, que en paz descanse, atribuía a Manuel Fraga cuando decía que era un hombre capaz de soplan y sorber al mismo tiempo. Lo cierto es que las derechas nacionales (entre el PP  y Vox suman 130 diputados) siguen emberrechinadas en la practica de las más vulgares técnicas de propaganda goebeliana, desde el gran bulo a la mentira mil veces repetida para minar no sólo la legitimidad, sino también la credibilidad de un Ejecutivo que sólo peca de ofrecer diálogo y acuerdos los que dan coces y cornadas. El pleno del Congreso del 17 del corriente volvió a ser una muestra de ello. Casado esgrimió “las peores cifras: 45.000 muertos” y aludió a “las investigaciones” del Tribunal Supremo sobre el Ejecutivo. Sánchez le replicó con la estimación de los informes internacionales sobre las vidas preservadas con las medidas que se adoptaron y le reiteró, ya refranero en mano, que dos no se pelean si uno no quiere. “Si usted quiere bronca, ahí tiene a la ultraderecha”. Luego ya anunció “una ceremonia de Estado (el PP pedía “un funeral”) en homenaje a los fallecidos y a los que han luchado en primera línea contra la pandemia”. El acto tendrá lugar en Madrid el próximo 16 de julio, con asistencia de los presidentes de las instituciones de la UE y del presidente de la OMS, subrayó.

Que ¿cómo vamos a salir más fuertes de esta epidemia?, inquirió el jefe de la ultraderecha, quien elevó a 48.000 los muertos (3.000 más que Casado) e imputó “la ruina” al Gobierno. Pues “con unidad y justicia social, y ahí está el ingreso mínimo vital”, le respondió Sánchez. La “ruina” debe de ser un concepto tan querido por la ultraderecha que el portavoz voxido torció el morro cuando la vicepresidenta Nadia Calviño ofreció datos sobre el millón de trabajadores que ya han salido de los Ertes y las 300.000 afiliaciones más a la Seguridad Social durante las fases de desescalada. Cifró las ayudas directas al sector turístico en 12.000 millones de euros hasta el momento entre pagos por los Ertes y avales a las empresas, se refirió a los 16.500 millones de euros aprobados el martes y a los planes de ayuda a los sectores de la automoción y la industria turística. Estas últimas se aprobarán de inmediato, dijo. “La recuperación será posible gracias a las medidas que adoptamos desde el primer momento y permitirá reactivar la economía en el segundo semestre y reequilibrar la situación en el próximo ejercicio”, añadió Calviño.

El pleno de control al Ejecutivo demostró que ni el PP ni Vox van a soltar las perlas de Alberto Garzón, ministro de Consumo y líder de IU, por decir que “el turismo tiene escaso valor añadido”, y de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, por instar a la inspección a detectar casos de “explotación laboral” e incluso “esclavitud” en la agricultura, lo cual, para las derechas es tanto como llamar “esclavistas” a los empresarios agrícolas. Pero también demostró que los dirigentes de UP no van a morderse la lengua porque duele. Y así Pablo Iglesias no tuvo inconveniente en llamar “antipatriotas” y calificar de “traición a España” a quienes “conspiran en Europa” para someter las ayudas a recortes sociales y seguir deconstruyendo el estado del bienestar a mayor gloria del neoliberalismo salvaje.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.