Los científicos de datos se unen a la lucha para controlar el avance del Covid-19

19/06/2020

Bill Kotraba, de Information Builders. Unir esfuerzos entre ciencia y tecnología nos ayudará a sobrevivir.

Nunca como ahora se han visto las organizaciones sanitarias de todo el mundo en el ojo del huracán. Su trabajo está consistiendo en mantener la calma en medio del vendaval de noticias, ciertas y falsas, del pánico de unos y la inconsciencia de otros, de gobiernos, prescriptores, entidades sociales, ciudadanos… Este es uno de los mayores retos de los últimos tiempos, uno que puede afectar a cualquier persona en casi cualquier lugar del mundo, y con consecuencias aún difíciles de parametrizar por el poco tiempo que llevamos sufriéndolo y estudiándolo. Y es precisamente saber lo máximo posible de este virus y su comportamiento lo que necesitamos, en la mayor medida que podamos y con información procedente de cualquier fuente disponible.

Conocerlo es tarea de científicos que, con experimentos y pruebas, tratan de encontrar un tratamiento o una vacuna. Pero hay otros científicos, los de datos, que también pueden aportar mucho con sus herramientas tecnológicas y sus conocimientos para tratar, si no de frenarlo, sí de adelantarse a su impacto y conseguir que sea más fácil controlar su avance. Las empresas tecnológicas, especialmente las que llevamos años dedicándonos a la gestión de los datos para hacer que resulten lo más provechosos posible para todo tipo de empresas, tenemos la responsabilidad de ayudar a las que son nuevas en esto, en este caso, las sanitarias.

Los datos, en el aire
Existen a nuestra disposición numerosas fuentes de datos que podemos aprovechar para esta tarea, empezando por algo sencillo como la edad y procedencia de los contagiados, y siguiendo con su historial clínico, estilo de vida y otros factores sociodemográficos y ambientales. Hay que contar con el número de camas y de respiradores disponibles o con el personal que está de guardia (y no contagiado) en cada área. Pero también, ahora que se acerca el verano, con la cantidad de desplazamientos interurbanos y el cambio de población en algunas ciudades (como las costeras).

Crédito: Lukas (obtenida en pexels.com y modificada).

Solo la visualización y el control de toda esa información podrá ser el arma que nos ayude, primero a rastrear el impacto del virus globalmente, y después a identificar y apoyar a los pacientes de alto riesgo de forma proactiva, con antelación y de manera local. A posteriori, esos datos también pueden darnos la clave, visualizados de forma analítica, de qué pacientes sufren qué consecuencias, o cuáles son los condicionantes físicos y sociales que les hacen curarse más rápido. También de quiénes son los asintomáticos y a qué se debe, o qué zonas geográficas son más débiles o más fuertes de cara a la desescalada y por qué. De este modo será posible realizar un mapa real de todo el mundo y prevenir miles de casos.

Está claro que el mundo en el que vivimos ya no es el mismo: mascarillas, distanciamiento social, hospitales multitudinarios preparados. En los primeros momentos, el pánico nos ha hecho actuar de forma desordenada y con poco fundamento científico (no lo había), pero debemos superarlo y avanzar, buscar las oportunidades y los aprendizajes en esta crisis. En caso de un repunte, esperamos actuar de forma diferente porque ahora estamos equipados con mascarillas y tests, pero también porque podremos conocer en tiempo real la disponibilidad de camas y respiradores, dónde están exactamente o cuánto tiempo más se prevé que sigan ocupadas. Así como la cantidad de personal de atención sanitaria que está disponible (o podría estarlo en caso de emergencia) y a qué unidades destinarlos, a fin de priorizar los recursos y gestionar la situación de forma mucho más eficiente.

Los sanitarios pueden no estar habituados a gestionar todos estos datos, igual que nosotros podemos no estar tan familiarizados con síntomas o evolución de las enfermedades. Pero si algo nos ha enseñado esta crisis es que unir esfuerzos es lo que nos ayuda a sobrevivir, y eso hacemos. Ciencia y tecnología, historia y futuro. Resistir y vencer.

 

Bill Kotraba, vicepresidente del área de Salud en Informations Builders.

Bill Kotraba es vicepresidente del área de Salud y Soluciones Estratégicas de Information Builders (en Twitter, @InfobldrEspanol). Esta compañía está especializada en soluciones de software para business intelligence y analítica de datos

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.