Agüeros, pronósticos, auspicios y previsiones

24/06/2020

Hernando F. Calleja.

La economía capitalista, cuya expresión más genuina son los mercados organizados, se mueve casi por los mismos estímulos que lo hace la mente humana. De hecho, quienes escribimos sobre esa ¿ciencia? apelamos continuamente al lenguaje sentimental para explicar muchos de los fenómenos económicos y ustedes, los que nos leen, padecen esa desviación emotiva, que es culpa nuestra.

Tanto en tiempos de euforia económica como en tiempos de postración, endurecemos si cabe nuestro lenguaje sentimental y hasta recurrimos a otras lenguas fonéticamente más expresivas para denominar la diversa fenomenología que alimenta nuestras crónicas. Tratamos de descodificar las jergas  de los profesionales del ramo dejándonos llevar por un impulso literario qué, sinceramente, muchas veces resolvemos con un diccionario de sinónimos. Y en nuestra recreación personal resultamos excesivos tanto en la exaltación como en la depresión.

En esta pavorosa situación que vivimos (el pavor esta vez viene del Covid 19, no de un gurú de Wall Street) resulta difícil administrar el lenguaje con comedimiento y prudencia. También los periodistas somos competitivos y no queremos quedarnos atrás en los adjetivos. Otras veces hurtamos el riesgo al exceso, escondiéndonos detrás de un porcentaje, y dejamos al lector que se alboroce o se espante por su cuenta y riesgo.

En estos días llueven las previsiones económicas, realizadas con toda la solvencia científica que requiere el caso, pero también cobran ínfulas los agüeros, los auspicios, las predicciones, los pronósticos y otros artificios adivinatorios, manejados de manera aleatoria en según que medios y por según que mediums. Plantarse ante una cámara y soltar una jeremiada es relativamente fácil y no arriesgas nada. Si hay un impertinente que sabe algo del asunto y te rebate, recurre a la acreditada mentira estadística, que es invocar un dato no contrastable en ese momento.

Aunque no soy un seguidor atento de esos programas de televisión que se autotitulan informativos, pero que son una concatenación simple de opiniones de expertos, me he dejado caer por alguno de ellos y he comprobado hasta qué punto se ha convertido en deporte nacional el surf  de las cábalas, o sea subirse a la ola dominante y quedar como enterao de lo que pasa y de lo que va a ocurrir.

El jueves 25, el Banco de España publica su Informe Trimestral de la Economía Española, del que tendrán puntual y amplia referencia en este diario. Si se fían de lo que un viejo periodista les puede recomendar, no deambulen por otros vericuetos periodísticos. Aquí, los agoreros, los pronosticadores y los auspiciadores no acampan. Nos fiamos de las previsiones realistas y solventes. Y un consejo, si me lo admiten. Desprecien los decimales. He asistido (y ocasionalmente participado, mea culpa) a debates en los que una décima arriba o abajo en una variable económica ha provocado disputas tan feroces como absurdas. Dejen los decimales para los servicios de estudios.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.