Lombard Odier crea la Guía del Donante Medioambiental

25/06/2020

diarioabierto.es. Muestra algunas de las novedades en materia de financiación, que también son importantes para hacer frente al desafío del medio ambiente. Entre ellas, el Blue Bond de The Nature Conservancy, diseñado para recaudar fondos para refinanciar la deuda de los países en desarrollo con la condición de que utilicen el dinero recibido para proteger o preservar sus entornos naturales.

Lombard Odier y WWF publican la Guía del Donante Medioambiental, dirigida a personas y fundaciones privadas que deseen hacer una contribución significativa con el objetivo de revertir la pérdida de la biodiversidad y hacer frente a las amenazas a la naturaleza. Pretende ser un recurso útil para cualquier filántropo que desee proteger el medio ambiente y ayudar a combatir el cambio climático.

Tiene como objetivo aumentar la concienciación, así como facilitar el compromiso y la financiación en este campo. Proporciona información y análisis para comprender mejor el alcance de la naturaleza y la emergencia climática  e identificar diferentes tipos de soluciones. Aprovechando las experiencias combinadas del Grupo Lombard Odier y WWF, se esbozan proyectos concretos, resultados previstos y oportunidades para los donantes de preservar los océanos, los bosques y los hábitats de agua dulce en todo el mundo. En la guía también se destacan casos de estudio en el ámbito de las inversiones de impacto.

“Un millón de especies están en peligro de extinción y la forma en que actualmente producimos y consumimos está causando daños irreparables a la biodiversidad, la tierra, los bosques, los océanos y los sistemas fluviales. La ciencia es clara: la pérdida de la naturaleza junto con el cambio climático es una emergencia mundial que pone en peligro nuestra prosperidad económica, nuestro bienestar, nuestro desarrollo y nuestra propia supervivencia”, advierte Marco Lambertini, director general de WWF Internacional.

“A pesar de que la concienciación es mayor que nunca y de que los filántropos de todo el mundo están más comprometidos que nunca, es necesario un progreso más rápido, junto con la financiación correspondiente, para reequilibrar nuestra relación con la naturaleza. La filantropía puede ayudar hoy y más que nunca en la financiación de acciones que apunten a las causas fundamentales de la pérdida de la naturaleza y el cambio climático y movilicen a los responsables de la toma de decisiones para impulsar el tan necesario cambio sistémico hacia un futuro sostenible para la gente y el planeta”, añade.

Tan sólo el 3% de los 410.000 millones$ donados por los estadounidenses a la beneficencia se destinaron a causas relacionadas con el medio ambiente, aunque esto supuso un aumento del 7,2% con respecto al año anterior. Un estudio del Centro de Fundaciones Europeas que examinó 87 de las mayores fundaciones europeas encontró que éstas dieron 583 millones€ en subvenciones relacionadas con el medio ambiente, menos del 1% del total.

La Guía del Donante Medioambiental demuestra con claridad cómo todas las donaciones son importantes para responder a la crisis climática y ambiental actual. Unos 35.000$ puede poner en marcha el desarrollo de una industria pesquera local sostenible en el Mediterráneo, mientras para preparar a un país en desarrollo para el cambio climático se requiere una financiación de cientos de millones o incluso miles de millones.

“Se estima que los fondos necesarios para proteger nuestro clima y detener la pérdida de la biodiversidad son enormes. Si bien la mayoría de los fondos provendrán de los Gobiernos, existen enormes oportunidades para que los donantes filantrópicos también marquen la diferencia”, añadió Patrick Odier, Senior Managing Partner del Grupo Lombard Odier y presidente de la Fundación Lombard Odier.

“La filantropía tiene un valor poco común. Es el catalizador que puede provocar un cambio significativo en nuestra cultura. Puede financiar y apoyar visiones, sin importar en qué etapa, ya sea la semilla de una buena idea o una iniciativa totalmente desarrollada. A este respecto, el sector financiero también está asumiendo el reto, con iniciativas financieras innovadoras y sostenibles”, destaca.

La Guía del Donante muestra algunas de las novedades en materia de financiación, que también son importantes para hacer frente al desafío del medio ambiente. Entre ellas, el Blue Bond de The Nature Conservancy, diseñado para recaudar fondos para refinanciar la deuda de los países en desarrollo con la condición de que utilicen el dinero recibido para proteger o preservar sus entornos naturales.

«Estos nuevos instrumentos de financiación son valiosos porque movilizan un capital que permite a los países abordar los factores estructurales subyacentes que a menudo atraen menos la atención de los filántropos”, resalta Maximilian Martin, Global Head of Philanthropy del Grupo Lombard Odier.

“Los objetivos con un impacto de gran alcance, como la protección de entornos marinos prístinos, el fuerte capital natural y la biodiversidad de los bosques antiguos, o la vida silvestre africana, se consiguen mejor con un conjunto de instrumentos de financiación, que van desde las subvenciones hasta las inversiones de impacto”, recalca.

“Las donaciones filantrópicas estratégicas desempeñan un papel cada vez más importante en la protección del patrimonio natural del planeta para las generaciones futuras. Ante la complejidad y el alcance de este desafío, queremos aprovechar la experiencia y la ciencia locales y proporcionar los mejores instrumentos para apoyar a quienes deseen participar plenamente”, concluye Patrick Odier.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.