BNP Paribas vuelve a la banca comercial en España con Nickel

08/07/2020

Miguel Ángel Valero. El establecimiento financiero de pagos ofrece los servicios básicos de un banco, por 20€ al año sin condiciones de vinculación, ingresos mínimos ni recurrentes. El cliente abre en sólo 5 minutos una cuenta corriente, que le da acceso a una tarjeta de débito Mastercard internacional asociada a un código IBAN español, con la que poder realizar ingresos y retiradas de efectivo, domiciliación de recibos, y transferencias en la zona euro (SEPA).

El grupo BNP Paribas, que ya intentó hacer banca comercial en España con la compra de la Banca López Quesada por parte de la entonces Banque Nationale de París en 1981 y que en 1998 decidió centrarse en gestión de patrimonios, financiación de proyectos y banca corporativa, vuelve a intentarlo, esta vez con Nickel. En vez de las 47 sucursales adquiridas al banco español fundado en 1918, ahora aspira a los 10.800 establecimientos de Loterías y estancos existentes en España, por los que pasan hasta nueve millones de clientes. Y en vez de un banco, un establecimiento financiero de pago, sucursal del existente en Francia y supervisado tanto por el Banco de España como por el de Francia.

De esta forma, BNP Paribas cuenta en España con 12 líneas de negocio: Corporate & Institucional Banking, Wealth Management, Asset Management, Securities Services, Cardif (Seguros), Reale Estate, Personal Finance (con la marca Cetelem), Arval, Leasing Solutions, Factor, UCI (crédito inmobiliario) y ahora Nickel.

«Va a revolucionar el mercado bancario en España», proclama Javier Ramírez, CEO de Nickel en España. Nickel ofrece una cuenta corriente que el cliente puede abrir en 5 minutos en un establecimiento de loterías o estanco. «Hemos sacado al banco de la sucursal para llevarlo al barrio», insiste.

Se trata de un modelo que busca competir con la banca tradicional y que en Francia se ha convertido ya en la «tercera red de distribución de cuentas corrientes», ya que cuenta con 1,7 millones desde su nacimiento en 2014, con 6.000 puntos de venta asociados. Sólo en junio se abrieron más de 38.000 cuentas en Francia. España es el inicio de la expansión a otros siete países europeos hasta 2024.

Nickel busca ser «la cuenta del barrio» en un escenario en que los clientes de los bancos deben pagar cada vez más por sus cuentas corrientes y tarjetas y tienen cada vez más restringido el acceso a las sucursales, especialmente aquellos que no tienen nómina.

Ofrece los servicios básicos de un banco, por 20€ al año sin condiciones de vinculación, ingresos mínimos ni recurrentes. Mediante este pago el cliente puede abrir en sólo 5 minutos una cuenta corriente con una tarjeta de débito Mastercard internacional asociada a un código IBAN español, con la que poder realizar ingresos y retiradas de efectivo, domiciliación de recibos, y transferencias en la zona euro (SEPA). Además, cuenta con un servicio telefónico de atención al cliente en Sevilla y Madrid, y ofrece un control total sobre el dinero por medio de una app o a través de la web.

El objetivo es alcanzar las 700.000 cuentas y los 3.000 puntos de venta para el año 2024.  Todos los establecimientos de loterías y estancos que vayan a convertirse en punto Nickel deberán ser autorizados por el Banco de España, que ya ha aprobado los primeros 50 puntos de venta, y hay más de un centenar de solicitudes.

«Es la capilaridad lo que nos da ese concepto de barrio, que es donde está la gente. Queremos que la gente recupere la cercanía y el contacto con los servicios bancarios»,  subraya Javier Ramírez. “La adhesión de los puntos de venta al sistema de Nickel es beneficiosa para todos, los clientes recuperan el trato personal y la confianza en sus operaciones financieras, a la vez que el punto de venta aumenta su diversificación de productos, fideliza a sus clientes y atrae nuevos, todo ello mientras se impulsa la economía del barrio”, añade.

El punto de venta funciona así como sucursal, de manera que los usuarios pueden ingresar y retirar dinero en efectivo, así como reemplazar su tarjeta sin complicaciones. Según Juan Ignacio González, propietario de un punto Nickel en Madrid, “la idea primordial a la hora de colaborar con Nickel es poder ofrecer un servicio nuevo al barrio. Pero además de la ayuda social que ofrecemos al barrio, nos va a ayudar a producir una venta cruzada de nuestros productos, tanto con los clientes recurrentes como con los nuevos”.

Nickel no comercializará hipotecas ni créditos, ni otros productos y servicios financieros más allá de los básicos. Y está abierto a acuerdos con otros comercios que no sean estancos o Loterías, siempre que logren la autorización expresa del Banco de España

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.