España: del fondo insuficiente al rescate urgente

29/07/2020

José María Triper.

Los dramáticos datos de la EPA, con más de un millón de empleos destruidos en el segundo trimestre, sin contar los tres millones de trabajadores afectados por los ERTE, son sólo la punta del iceberg del desastre económico que se avecina, espoleado por los rebrotes del COVID 19 y por la ineficacia y negligencia de un gobierno desbordado.

Las proyecciones macroeconómicas más recientes del Banco de España estiman caídas intertrimestrales de la actividad entre el ‑16  y el ‑21,8 por ciento superando los 5 millones de parados entre 2020 y 2022, período en el que la economía española generara un agujero en las cuentas nacionales que podría ser superior a los 200.000 millones de euros, los cuales tendría que ser cubierto vía endeudamiento y con las trasferencias del acuerdo sobre el fondo europeo de reconstrucción que se acaba de firmar en Bruselas, por el que España va a recibir 72.700 millones no rembolsables pero condicionados, y otros 67.300 millones en préstamos reembolsables a largo plazo por el BCE. Mientras que, para el déficit, superior a 140.000 millones, habría que recurrir a los mercado financieros internacionales con posibles endurecimientos de coste y plazos.

Un escenario que ha sido agravado por el COVID, pero que no es exclusivamente atribuible al COVID.  La desaceleración ininterrumpida del crecimiento de la económica española en los últimos años, que araño el 2,4 por ciento en 2018 y se redujo al 2 por ciento en el 2019 ya nos estaba anticipando una nueva crisis de crecimiento de con sectores industriales en precrisis como el automóvil o el naval y en los servicios como el turismo. Sectores fundamentales también en nuestra balanza comercial y para nuestros ingresos exteriores.

En este sentido y, como afirma el economista y ex portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Felipe Carballo, “considerando que las líneas rojas del endeudamientos nacionales, se sitúan por encima  del 120 por ciento del PIB, es casi seguro que  BCE  en su seguimiento y cautela de los recursos comunitarios, se vea obligado a enviar a sus hombres de negro, para cautelar y gestionar lo que la falta de responsabilidad  de nuestros políticos y la de sus gestores,  que en paralelo,  nos administran,  ya nos tienen acostumbrados”.

En las misma línea el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, alerta ya de que las necesidades de financiación derivadas de la crisis son mucho mayores de las que el fondo europeo va a cubrir, e incluso desde la propia Comisión Europea se estima que esos 140.000 millones que se nos asignan apenas van a cubrir el 10 por ciento de las necesidades de financiación de nuestra economía entre 2021 y 2026.

Así las cosas, es evidente que España no tiene tiempo para esperar las ayudas europeas hasta abril de 2021 y en Europa apuntan ya que el Banco Central Europeo (BCE) deberá hacer un “bypass” financiero para Italia y España. De hecho, a Italia le han avisado ya de que no llega a octubre sin el dinero de la UE y no tiene más remedio que pedir el MEDE, el Mecanismo Europeo de Estabilidad que es como ahora se denomina eufemísticamente al rescate.

La incógnita ahora es saber quién lo pedirá antes, España o Italia.

 

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…