CaixaBank realiza dotaciones para un dividendo en efectivo en 2020

31/07/2020

Miguel Ángel Valero. "Nosotros, desde luego, podemos salir de esta situación sin hacer ninguna operación corporativa. Somos el mayor banco en España y no está en nuestro escenario base buscar una operación", argumenta su consejero delegado, Gonzalo Gortázar. "Tenemos mucho que hacer y no nos hace falta una fusión para ello. Con lo que tenemos podemos salir bien", insiste. "Hay CaixaBank para rato, a pesar de todo lo que está cayendo", zanja.

CaixaBank está ‘ahorrando’ para poder pagar un  dividendo en efectivo, «en metálico, el de verdad«, como señala gráficamente su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, con cargo a los resultados de 2020. El banco de La Caixa espera que el Banco Central Europeo (BCE) no extienda su recomendación a la banca de no repartir dividendos ni efectuar recompras de acciones propias más allá del 1 de enero de 2021.

«Esta medida tiene toda la lógica del mundo. No la voy a criticar. Entiendo lo que está haciendo el supervisor, pero también lo entiendo como medida excepcional y temporal, no definitiva», argumenta.

CaixaBank decidió en marzo pagar 7 céntimos de euro por acción de dividendo a cuenta de 2019 en lugar de los 15 céntimos previstos. Y con cargo a los resultados de 2020 se bajó del 50% al 30% el beneficio destinado a dividendo en efectivo.

Si hay dividendo, es que previamente se logran beneficios. El CEO de CaixaBank descarta terminar 2020 en pérdidas, ya que pese a destinar 1.155 millones a dotaciones extraordinarias por la pandemia, se ha cerrado el primer semestre con un beneficio atribuido de 205 millones, aunque sea un 67% menos respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Gortázar se muestra igual de rotundo sobre las fusiones: CaixaBank no las necesita para superar esta crisis. «Nosotros, desde luego, podemos salir de esta situación sin hacer ninguna operación corporativa. Somos el mayor banco en España y no está en nuestro escenario base buscar una operación», argumenta. «Tenemos mucho que hacer y no nos hace falta una operación corporativa para ello. Con lo que tenemos podemos salir bien», insiste. «Hay CaixaBank para rato, a pesar de todo lo que está cayendo», zanja.

Caixabank también descarta ajustes de plantilla, porque quiere aumentar el equipo de InTouch, el servicio de gestión remota de clientes de banca de particulares. Pero seguirá reduciendo su red de sucursales hasta las 3.600 y acelerando la digitalización.

Sobre la morosidad, actualmente en el 3,5%, Gonzalo Gortázar pronostica que se situará entre un 4% y 5% en 2020. Muchas de las empresas ya están recuperando su actividad y han pedido más financiación de la necesaria. Pero avisa: los picos de morosidad se registrarán a partir de 2021.

No a más impuestos

El consejero delegado de CaixaBank avisa que «no es el momento de estrangular la economía» con nuevos impuestos, y menos a la banca, que está teniendo actualmente «mucha menor» rentabilidad por la crisis del coronavirus. «Necesitamos una banca fuerte y sana que siga dando liquidez a la economía», subraya.

Lla prioridad es que la economía recupere su vigor, y luego a medio y largo plazo tomar las medidas necesarias para equilibrar las cuentas públicas, y reducir el déficit y la deuda pública. Para ello, hay que profundizar en la digitalización y en mejorar la reforma laboral para «evitar la dualidad que golpea a los jóvenes».

También defiende la prolongación de los créditos ICO y los ERTE «hasta donde sea necesario», pero avisa que no tiene sentido mantener empresas inviables.

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.