Catalunya estrena una campaña en la que todo parece decidido

11/11/2010

Josep M. Orta. La medianoche del jueves empezará la campaña electoral para las elecciones al Parlament con la sensación de que prácticamente todo está decidido.

Incluso horas antes del inició se desveló una de las pocas incógnitas que quedaban: El partido Barça Madrid se jugará el lunes a las 21 horas.

Sería una sorpresa mayúscula que tantos se equivocaran tanto. O sea que en el inicio de la campaña que llevará a los catalanes a votar el próximo día 28 está casi todo decidido y sólo queda la “pedrea” de los flecos. No parece que nadie tenga en la chistera un conejo lo suficientemente grande para cambiar las grandes cifras de los resultados.

Vayamos, pues por los flecos. La primera gran pregunta es si Artur Mas logrará los 68 diputados que dan la mayoría absoluta en el Parlament. Horas antes del inicio de la campaña la Ser hizo pública una encuesta del Instituto Opina que daba a CiU el 42,9% de votos y 65-66 escaños. De confirmarse este pronóstico Mas podría gobernar cómodamente en solitario, que es lo que tratan de evitar tanto ERC como el PP. Por ello la principal preocupación de los convergentes es “no meter la pata” durante la campaña y tratar de mantener movilizados a su militancia porque, como dice su candidato,  “las elecciones se ganan en las urnas, no en los sondeos”.

El otro gran fleco a resolver es hasta donde llega la debacle socialista. Es posible que durante la campaña logren maquillar su mal resultado, sin embargo se da por hecho que sufrirán un importante revés que les habría de permitir replantearse seriamente su futuro y reformular sus mensajes. Parece que su objetivo no es tanto estos comicios sino iniciar una “puesta al día” para hacer lo más corta posible su travesía en el desierto e iniciar la recuperación en las municipales del próximo mayo, aunque la apelación al voto oculto que hace Montilla no parece que tenga un gran volumen.

Será interesante comprobar si los independentistas de ERC pierden la mitad de sus actuales 21 diputados. Las peleas internas y las contradicciones públicas acostumbran a cobrar réditos muy altos en las urnas. El espacio de nacionalistas radicales ha crecido, pero las escisiones han propiciado el surgimiento de otros grupos. Incluso Solidaritat Catalana de Joan Laporta puede lograr entrar en el Parlament (y si consigue el 3% en Barcelona ya representa dos o tres diputados). También el PP, que basa su campaña en radicales planteamientos xenófobos y en la oposición a los signos de identidad catalana puede tener un premio en las urnas, aunque en Catalunya siempre ha tenido más votos que fuerza territorial. En cualquier caso el nivel de votos supera ligeramente el diez por ciento y ello es un grave condicionante para un partido que aspira llegar a La Moncloa.

También está por resolver el grado de participación ciudadana. Es una de las grandes incógnitas y seguramente será un dato que tendrá que hacer meditar a toda la clase política. Hace cuatro años votaron el 56% del censo y actualmente pocos apuestan por que se supere el 50%. Por otra parte hay una campaña para que los “desencantados” de la actual clase política les censuren votando en blanco. Es una forma de censurar a los políticos pero defender el derecho de los ciudadanos a elegir a sus representantes.

La concreción de que el Barça-Madrid se jugará el lunes en vez del domingo mereció la aprobación de todos los partidos. “Así podré ir al campo, si se hiciera la noche electoral no podría ir” y como su fervor barcelonista es público, añadió: «Imaginaos si hacemos doblete».

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.