Y los Stones pintaron de negro su álbum “Goats Head Soup”

04/09/2020

Luis Picabia. Jagger, Kizz y los suyos se reinventaron tras darse cuenta que era imposibles superar la magistral perversidad y depravación rockera de “Exile On Main Street”.

Era imposible mantener el nivel. Nadie lo hubiera podido hacer. Ni siquiera Beatles, Hendrix o Dylan. Tras una trilogía tan magistral como la formada por “Let It Bleed”, “Sticky Fingers” y Exile On Main Street”, no había ser humano que permaneciera en ese estado de gracia, por mucha ayuda de musas químicas que utilizara. De ahí que decidieran reinventarse y se pasaran a sonidos más suaves, soul y baladísticos, pintando de negro funk su álbum “Goats Head Soup”

Se cumplen, en la actualidad, cuarenta y siete años de la primera edición de este disco de inflexión stoniana y se aprovecha la efemérides para reeditarlo con numerosas aportaciones  de lujo, formatos “superdeluxe”, cajas de vinilos, canciones en vivo, concierto en Bruselas en 1973 y material inédito. Quizás  las novedades más interesantes son tres canciones no escuchadas anteriormente.

Una es “Criss Croos”, donde Jagger toca la guitarra y Mick Taylor el bajo; otra “All The Rage”, que tiene aire de “Brown Sugar” y otra, “Scarlett”. Esta es la que se presenta con más morbo al contar con la colaboración de Jimmy Page, a la sazón guitarrista de Led Zeppelin.

Siete millones de copias

Pero esta nueva reedición de un disco que ya ha tenido tres anteriores y que ya lleva la friolera de cerca de 7 millones de copias vendidas, no debe ocultar, bajo la sombra que nos dé el bosque, cada uno de los diez árboles que lo conformaron en su inicio. Así, “100 Years Ago”, el único tema que recuerda a los primeros Stones y su pop con mayúsculas. O “Silver Train” y su ritmo especial para las caderas de Jagger.

La psicodelia oscura de “Can You Hear The Music” que tanto influirá en Prince; la ternura de “Comming Down Again” cuyo inicio al piano de Nicky Hopkins recuerda sobremanera al primer  y más inspirado Elton John. Gran canción que, encima, cuenta con una interpretación al saxo de Bobby Keys que es gloria bendita. “Doo Doo Doo Doo Doo (Heartbreaker)” rememora en sus primeros pasos al mítico “Gimme Shelter”, pero en seguida se dan cuenta de que a aquella cima no podrán subir más.

Para que no haya dudas acerca del propósito de pintar de negro el álbum, “Angie” es un baladón pintiparado para las lentas en la “disco” y “Star Star” comienza con un pequeño solo de guitarra de Keith Richards en recuerdo de Chuck Berry. Uno de los momentos más rockeros de un disco donde tuvieron que reinventarse tras darse cuenta que era imposible superar, y ni siquiera mantener, la magistral perversidad y depravación rockera de “Exile On Main Street”.

 

Sello: Universal. Precio: 17 (cd). Discografía selecta: Aftermath”, “Beetween The Buttons”, Let It Bleed”, “Exile On Maine Street”. Influidos por: Muddy Waters, Sam Cooke, Chuck Berry. Influyen: en todo músico que quiera hacer Rock.

¿Te ha parecido interesante?

(+17 puntos, 17 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.