BP prevé una fuerte caída de la demanda del crudo y mayor fortaleza en el gas

15/09/2020

Tania Juanes. El mundo se encamina a una etapa con mayor consumo de energía, pero con una paulatina desaparición del petróleo.

El documento Energy Outlook, que realiza la multinacional BP, es un informe que se convierte en cada edición en un guía para el sector energético, si bien en este 2020 adquiere más relevancia con la transición energética de fondo y porque además se extiende hasta 2050. En él, los expertos de la petrolera analizan tres escenarios posibles para, a continuación, establecer las conclusiones. Pero en todos (Rapid, Cero Emisiones y BAU) hay elementos comunes: reducción de la demanda de crudo, fortaleza del gas e imparable crecimiento de las energías renovables.

Hay otro tema que se repite en los escenarios principales; «la demanda de energía global seguirá incrementándose durante al menos una parte del periodo de aquí al 2050». Y se subraya que «a lo largo de este tiempo, la estructura de la demanda cambia fundamentalmente, con un papel cada vez menor para los combustibles fósiles, compensado por un incremento cada vez mayor en la participación de la energía renovable, así como un mayor papel de la electricidad».

El informe destaca un elemento negativo. Aunque la pandemia ha reducido las emisiones globales de carbono, el mundo sigue yendo por un camino que no es sostenible. Pero agrega que «con medidas políticas tomadas con decisión y con más opciones de bajo consumo de carbono tanto de las compañías como de los consumidores, la transición de energía se puede lograr».

Lo que está detrás del aumento de la demanda es, basicamente, la mayor prosperidad y mejores estándares de vida en el mundo emergente, que se seguirá electrificando. Para el año 2050 «la proporción de electricidad en el consumo final total se incrementa desde poco más de 20% en el año 2018 hasta 34% en BAU, 45% en Rapid y más del 50% en Cero Emisiones». 

Respecto al crudo se concluye que en todos los escenarios cae la demanda a lo largo de los próximos 30 años: 10% menor para el año 2050 en el escenario BAU; alrededor de 55% menos en el escenario Rapid y 80% menos en el escenario Cero Emisiones. . En todos el uso de crudo en el transporte alcanza el punto más alto durante la segunda mitad de la década de 2020. .

Por el contrario, el gas se ve aupado por una demanda con una base muy amplia y por la cada vez mayor disponibilidad de suministros a nivel global. El informe de BP agrega que el gas natural puede potencialmente jugar dos papeles importantes en una transición acelerada hacia un sistema de energía de bajo carbono.

El camino de la transición energética muestra que las renovables son la fuente de energía de mayor crecimiento durante los próximos 30 años en todos los escenarios, con la eólica y solar dominando este crecimiento y respaldadas por caídas continuas en sus costos de desarrollo.

También se precisa que, a medida que el sistema energético elimina el carbono de forma progresiva, «hay un mayor papel tanto para el hidrógeno como para la bioenergía». El uso de hidrógeno se incrementa en la segunda mitad del Outlook en Rapid Cero Emisiones, particularmente en actividades que cuestan más trabajo y más dinero electrificar.

El cambio de modelo también lleva a un papel mayor para la bioenergía, incluyendo: biocombustibles líquidos que se usan en gran medida en el transporte; biometano que puede sustituir al gas natural; y biomasa que se usa de forma predominante en el sector energético. Para el año 2050 la bioenergía representa alrededor del 7% de la energía primaria en Rapid y casi el 10% en Cero Emisiones.

 

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.