Y después de los Presupuestos… ¿qué?

27/11/2020

Maite Vázquez del Río.

El Gobierno de Pedro Sánchez-Pablo Iglesias parece haber echado los restos con la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de 2021. No podemos olvidar que seguimos con los que en su día nos dejó Cristóbal Montoro, cuando Mariano Rajoy aun no había sido desalojado de La Moncloa.

Los intentos de Sánchez por actualizar unas cuentas públicas desfasadas, aun más ahora con la pandemia, fueron inútiles. Pudo sacar adelante la moción de censura contra Rajoy, pero el dinero del Estado y las comunidades autónomas y ayuntamientos ha sido otro cantar. Demasiados intereses cruzados.

Las negociaciones de los próximos presupuestos ha dejado en evidencia los dos bloques ideológicos del país. En la última votación, en la Comisión de Presupuestos, Ciudadanos despejó la duda que dejó hasta el último momento y voto «no» finalmente. Pero también hemos visto cómo el presidente del Gobierno se ha tenido que tragar sus propios sapos y ha tenido que pactar con Bildu, cuando siempre había negado esta posibilidad. Mientras, PNV ha sido fiel al Estado y logrados nuevos réditos a sus intereses regionales e ideológicos.

Bildu se ha convertido en el arma arrojadiza por parte de la oposición liderada por Pablo Casado, secundada por Abascal y el argumentario final de Ciudadanos. Mi pregunta permanente sobre este aspecto es por qué se da legalmente por válido un partido político que luego algunos partidos no reconocen como tales en el hemiciclo. Llegados a este punto cómo se puede permitir que un partido republicano u otras formaciones que llevan en sus principios el rechazo a la monarquia, en contra de lo que proclama la propia Constitución, puedan ser declarados legales.

Y si se acepta y nadie dice nada en el momento de su legalización… ya no vale lo que se diga después, aunque sea desde la tribuna del Congreso de los Diputados. Pero Bildu también ha hecho tambalear a la familia socialista, sobre todo de aquellos más antiguos que no olvidan los muertos que tenían el carnet del PSOE. Para sanar heridas, tal vez, sería necesario que Bildu, con Otegi a la cabeza, pidan perdón. Pero el perdón, hasta ahora, parece más bien cosa de las víctimas que de los ejecutores.

Pero los Presupuestos también han puesto en evidencia otras muchas cosas, como que el matrimonio Sánchez-Iglesias es más de conveniencia que nunca. Cada vez son más las cosas que les separan. Lo único que les une es su necesidad de mantener el poder como sea. Y tienen que hacer de tripas corazón «por los niños» para que Sánchez gobierne sin dar explicaciones a sus socios, oculte información a Iglesias y de forma constante le demuestre quién es el presidente del Gobierno. Mientras, Iglesias no oculta su enfado y también camina por libre, como si no estuviera casado con ningún gobierno. Sus últimas actuaciones, como la de los desahucios, parecen más bien mostrar que ya está trabajando en clave electoral, intentando apuntarse los votos de los más desfavorecidos. Claro que Ábalos está controlando, como también la vicepresidenta Carmen Calvo o hasta la ministra de Defensa, Margarita Robles, porque al hijo rebelde no se le debe dejar volar muy alto.

Tal vez con los Presupuestos aprobado Sánchez pueda actuar de otra manera. Por lo menos durante 2021. Renovar las cuentas o prorrogarlas será su siguiente asalto a partir del próximo septiembre. Y durante todos esos meses que le separan deberá medir cada una de sus actuaciones. Que no se olvide que va a ser él el que más desgaste va a tener por gobernar. Cualquier decreto ley que se apruebe en el Consejo de Ministros va a ser visto con lupa, mientras desde la oposición la labor va a ser mucho más fácil. Criticar es el deporte nacional español.

Los errores se pagan y Sánchez, como cualquier otro presidente de cualquier otro gobierno europeo o del mundo, se ha equivocado en esta pandemia. Nadie estaba preparado y es muy fácil para la oposición cargar los errores con muertos.

Tal vez después de los Presupuestos, no tan necesitado de los apoyos para los Presupuestos, Sánchez crea que puede gobernar de otra forma… o tal vez no.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando...

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.