Todo son pérdidas

05/02/2021

Maite Vázquez del Río.

Llevamos todo el mes de febrero recibiendo muy malas noticias. En el ámbito sanitario, con la tercera ola del Covid-19 empezando a reducir sus efectos, 2.913.425 contagiados y 60.802 fallecidos hasta el 4 de febrero. Estos datos son los más graves porque, además, nos dicen que cuando la pandemia termine menos de un 1% de los españoles habrá fallecido y más del 7% habrá estado contagiado.

Pero también estamos empezando a recibir una avalancha de los efectos económicos de la pandemia, que obligó a tres mes de confinamiento, y después a restricciones de toda índole en cada región que aún hoy permanecen, en algunos sitios confinados. El resultado de tanta escasa movilidad está teniendo sus consecuencias. En primer lugar, en uno de los motores de nuestra economía, el turismo, que suponía hasta ese fatídico marzo de 2020, el 11% del PIB. Ya se saben los datos de 2020: no pudieron venir más del 77% de los turistas del año anterior. Es decir que de más de 69 millones de turistas en 2019 hemos pasado a poco más de 19 millones en 2020, los mismos que llegaban en 1969 cuando España apenas aparecía en el mapa de muchos turistas.

Como consecuencia de la llegada de tan pocos turistas, compañías aéreas (el transporte más utilizado para llegar a nuestro país), agencias de viajes, hoteles, restaurantes y bares… han sido los más afectados. Sólo en hostelería el sector estima que ha dejado de ingresar 70.000 millones de euros y han cerrado 85.000 establecimientos. En el caso del sector aéreo del sector aéreo, las estimaciones de pérdidas superan los 84.000 millones de euros… Un suma y sigue al que se deben añadir museos, taxis, espectáculos, teatros, cines y un largo etcétera vinculado con el ocio.

Otro de los sectores considerados motores de la economía, el del automóvil tambien se encuentra en situación crítica. Ni con planes como el Renove, de incentivo a la compra, pudieron salvar la campaña. Es más 200 millones de dicho plan ni se usaron. El año para el sector ha sido catastrófico: perdieron más de un 51% de las venas en comparación con el primer mes de 2020, el peor registro de su historia. Y el año no hace nada más que empezar.

Pero también el sector bancario se ha visto gravemente afectado. El BCE les ha exigido en 2020 que provisionen todo lo que puedan para evitar pasar una crisis como en 2008. El resultado que los bancos más importantes del país perdieron 5.353 millones de euros, perdió 2.200 puestos de trabajo y cerró 1.200 sucursales. Además han aplazado el cobro de créditos e hipotecas por más de 169.000 millones. Esto les ha llevado a empezar a cobrar comisiones por todo. De alguna forma deben aguantar la pandemia. Y eso que el BCE no les deja repartir dividendos.

El INE se encuentra realizando una estadística experimental, cuyos primeros resultados hasta el 30 de septiembre de 2020 avanzaban la desaparición de 204.000 empresas y 323.000 autónomos. Con datos globales del ejercicio pasado ya se conoce que el año pasado hubo un 13,6% menos de declaraciones de quiebra y suspensión de pagos que en 2019. Sin embargo, el dato preocupante es que en el último trimestre (desde octubre a noviembre) los concursos de acreedores se dispararon cerca de un 45%.

El final de año es un avance de lo que nos vamos a encontrar en 2021. Los expertos llevan semanas hablando de una avalancha de quiebras y cierres. Incluso informes internos de algunos ministerios, como el de Trabajo, confirman que ni con los ERTE se frenará una escalada del desempleo. De momento, en 2020 la tasa de paro acabó en el 16,5%, con  527.900 parados más y una destrucción de empleo de 622.600 puestos de trabajo. Todo el mundo se pregunta qué pasará con los 723.000 trabajadores en ERTE cuando finalicen sus prórrogas y los empresarios puedan despedir. Los 3,9 millones de parados confirmados por Trabajo el pasado enero se incrementarán significativamente.

Todo son pérdidas.

¿Te ha parecido interesante?

(+7 puntos, 7 votos)

Cargando...

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.