Voracidad fiscal

07/05/2021

Maite Vázquez del Río.

El Gobierno pretende seguir aumentando las arcas del Estado cueste a quien cueste, no a los que más ganan. Cuando todos los ciudadanos solo pensamos en que el coronavirus desaparezca y en poder rehacer nuestra vida normal, quitándonos nuestra mascarilla y cogiendo el coche, tren, autobús o avión a nuestro antojo, el equipo económico de Pedro Sánchez sigue con la calculadora apostando por nuevos impuestos.

Creíamos que íbamos a tener un tiempo de tranquilidad después de todo lo que estamos viviendo. Craso error. No vale con que nos lleguen los prometidos 140.000 millones de euros desde Bruselas y empezar a recuperarnos. Ni nos conceden un tiempo para repensar nuestra situación, qué nos ha pasado, por qué, si alguien nos puede garantizar que no se volverá a repetir, qué lecciones hemos aprendido durante este más que largo año de pandemia y de crisis… No hay tiempo muerto sino que todo se va a acelerar.

Bruselas nos va a dar dinero. En julio, si todo va bien, nos llegará el primer anticipo de 9.000 millones de euros. Pero a cambio los ciudadanos deberemos pagar con nuevas reformas en todos los ámbitos que más nos tocan: los impuestos, las pensiones, el medio ambiente, la digitalización de las empresas…

El final del tunes nos va a costar caro. Muy caro. El equipo fiscal del Gobierno prepara una doble vuelta de tuerca. Y digo doble porque se van a imponer peajes en todas las autovías, esas que gracias a nuestros impuestos se construyeron.

Pagamos para construir las carreteras y pagaremos por usarlas. Algunas (aún no habíamos terminarlo de celebrarlo) habían finalizado su periodo de concesión a empresas privadas (esas que nos cobraron durante 30 ó 50 años), y la pretensión del Gobierno es que se pague peaje por todas las autovías.

Es como el impuesto de sucesiones y donaciones. Toda la vida pagando todo tipo de tributos y cuando el bien pasa a los herederos a pagar más impuestos por algo que según todas las escrituras es nuestro. O como cuando se vende una vivienda por la que religiosamente se han estado pagando intereses a esas entidades privadas llamadas bancos, se han pagado todos los impuestos anuales, se han pagado reparaciones, averías, reformas, gastos de imprevistos de todo tipo sin que las arcas del Estados nos han echado un cable… pero a pagar por venderla un 20% de lo obtenido, como si te hubiera tocado la lotería.

O qué pasa con las pretensiones del sistema de acceso a la jubilación. Ahora que muchos se encuentran atravesando su prejubilación anticipada o que viven la resaca de esa prejubilación de la anterior crisis, la de 2008. Prejubilados que superan los 55 o 60 años y que deben aguantar como sea a llegar a los 65 años, si no quieren ver penalizada su pensión por una situación sobrevenida que no se ha buscado ni deseado. Toda la vida cotizando y resulta que si no se puede llegar a la edad legal de jubilación porque no se encuentra trabajo y no se pueden pagar las cotizaciones te quitarán hasta un 30% de la pensión por tener que jubilarte antes.

A nadie le gusta pagar impuestos, y mucho menos si son injustos. No nos vale Europa nos ayude a cambio de más injusticias. No nos vale después de lo que pasó con todos los recortes de la crisis de 2008 que una vez de sufridos nos digan los mismos que las exigieron que no hubieran sido necesarios tantos. Pero ahí se quedaron. Ahora nos llegan vía impuestos porque en Europa dicen que los españoles pagamos poco, pero claro deberían ver cuál es nuestro nivel de vida, nuestros salarios, nuestras pensiones, nuestras ayudas… por qué ésas nos las quieren equiparar a la media.

Al Gobierno se le llena la boca deciendo que quiere que paguen más los que más tienen, pero todas las reformas que está preparando van destinadas sobre todo a los que menos tienen y más pagan. Como siempre. Deberían hacérselo ver.

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando...

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.