Siguen los mismos

14/10/2011

diarioabierto.es.

Leo que Standard&Poor’s rebaja a la deuda de España su calificación . Y leo que JP Morgan corrige a España en sus previsiones de déficit. No sé ya si esto asombra a alguien, si tiene repercusiones financieras o si la gente, harta, pasa de estas agencias. Lo malo es que no lo hacen otros sectores financieros que sí influyen en la crisis.

Mientras veo en la tele, como si fuera la historia más apasionante, el documental Inside Job. Me quedo de piedra. Es verdad que las causas de la crisis global es conocida. Y que lo que cuenta se ha contado de otra forma. Pero hay algo que te sobrecoge en este documental: el cinismo y la impunidad con la que hablan quienes fueron capaces de crear una burbuja con las hipotecas basura que terminaron hundiendo la economía mundial.

Es terrible. Hay una escena en la que en el Congreso USA, un senador pregunta a un responsable de una de estas agencias de calificación, por qué calificó con la más alta nota a los paquetes tóxicos que, dice “usted mismo en un correo califica de mierda”.

El resposable de agencia, tras intentar escabullirse, sin conseguir que el senador suelte su presa, termina diciendo: “la calificación que damos es sólo una opinión”. “¿Una opinión?”, pregunta incrédulo el senador. “Sí. Una opinión”, insiste el analista.

Lo malo es que antes se nos cuenta el negocio de estas agencias con los paquetes tóxicos. El botín multimillonario de directivos que han exprimido hasta la extenuación el marcado mundial. Nos cuentan cómo tras su caída algunos bancos y agencias tuvieron que ser salvados con dinero público y cómo los directivos seguían llevándose indemnizaciones multimillonarias.

Y lo peor es que todos lo sabían. Lo peor es que las autoridades lo permitieron, lo peor es que a nadie se le pidieron responsabilidades.  Lo peor es que muchos de los culpables ocupan puestos de gran importancia en la Administración de Obama. Lo peor es que siguen los mismos. Y siguen haciendo negocios con sus calificaciones. ¿A quién hará rico la rebaja de la deuda española? A ustedes y a mí, no. Pero alguien ha ingresado varios millones, cientos de millones con esa calificación.

Cuenta en el documental Straus-Khan que en una reunión con los responsables financieros del Gobierno de los Estados Unidos, los responsables de estos bancos, de estas agencias financieras llegaron a pedir a la autoridad norteamericana que se les pusiera freno: “Somos tan avariciosos que no somos capaces de contenernos. Pónganos límites”.

Pocas ganas quedan de leer poesía. Pero hagámoslo como terapia. Y para salir de esta amargura. De César Vallejo, esta cólera:

La cólera que quiebra al hombre en niño,
que quiebra al niño en pájaros iguales,
y al pájaro, después, en huevecillos;
la cólera del pobre
tiene un aceite contra dos vinagres.

La cólera que al árbol quiebra en hojas,
a la hoja en botones desiguales
y al botón, en ranuras telescópicas;
la cólera del pobre
tiene dos ríos contra muchos mares.

La cólera que quiebra al bien en dudas,
a la duda, en tres arcos semejantes
y al arco, luego, en tumbas imprevistas;
la cólera del pobre
tiene un acero contra dos puñales.

La cólera que quiebra al alma en cuerpos,
al cuerpo en órganos desemejantes
y al órgano, en octavos pensamientos;
la cólera del pobre
tiene un fuego central contra dos cráteres

¿Te ha parecido interesante?

(+7 puntos, 7 votos)

Cargando…