Cómo conseguir la mejor barbacoa

08/07/2021

diarioabierto.es.

En 1868, Vicente Gómez eligió el pueblo de Guijuelo (Salamanca) para comenzar con la producción familiar de jamón. Empieza la historia de Joselito y de esto han pasado más de 150 años pero siempre ligados a la villa del ibérico. Hoy siguen curando sus jamones en secaderos naturales y bodegas.
El que ha sido considerado el mejor jamón del mundo no se ha quedado sólo en ese manjar, ha ampliado a un tipo de carne que es deliciosa en barbacoa. De ahí que la pluma, el secreto o la presa del cerdo Joselito sean las reinas de las barbacoas veraniegas. Los nutricionistas recomiendan reducir el consumo de carne y de ahí que haya que apostar por la calidad en detrimento de la cantidad. Los cerdos criados en el campo, alimentados con la hierba de la dehesa y las bellotas de las encinas milenarias son siempre una apuesta segura
CUIDADO CON LAS TORMENTAS VERANIEGAS
Aunque el calor y el sol nos acompañen a diario, las nubes pueden hacer su aparición en forma de tormenta veraniega. Consulta la previsión meteorológica y asegúrate de que el clima esté a tu favor.
LA COMPAÑÍA IMPORTA, Y MUCHO
Porque no consiste en invitar a todo el vecindario, a veces, menos es más. Hacer pequeños eventos donde puedas demostrar tus dotes culinarias en un tú a tú, será todo un acierto.
LOS DETALLES SUMAN
No solo de barbacoas vive el hombre. Tus invitados agradecerán encontrarse con un buen y saludable vino español, un poco de música y con un picoteo mientras esperan los manjares que estás preparando. Apuesta por un aperitivo de calidad que vaya abriendo boca, lonchas jugosas de jamón, patatas fritas, aceitunas y un buen chorizo.
 
Sobre las brasas siempre lo mejor
La pluma es jugosa y su sabor expresivo. El secreto es sin duda puro sabor natural. El solomillo es la pieza más tierna y versátil, con un aroma excepcional. La presa contiene un gran equilibrio en su composición natural. El lomo con una alta infiltración de grasa hace que la pieza tenga una suavidad y ternura única. Un consejo: menos es más. Huye de los condimentos porque la materia prima es tan excelsa que no los necesita, si acaso un poco de sal gruesa de las salinas gaditanas.
La familia Gómez, “los Joselitos”, definen a sus cerdos como happy pigs, cerdos felices, porque viven en completa libertad en su hábitat natural: la dehesa, un ecosistema único de encinas milenarias donde cada cerdo disfruta de tres hectáreas para él solo. Se alimentan de bellota y de hierba de la dehesa.

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando...