Los autónomos tildan de “fracaso” la ampliación de las ayudas contra la Covid

14/09/2021

Luis Martínez del Amo. Denuncian la difícil presentación de gastos por parte de algunas profesiones, lo que veda el acceso a los fondos.

Los autónomos han recibido con frialdad la ampliación del plazo de cobertura de las pérdidas y deudas sobrevenidas por la Covid aprobada hoy por el Consejo de Ministros. La principal asociación del sector, ATA, considera que muchos profesionales quedarán desamparados, al no poder justificar gastos. Un 60% de los 7.000 millones previstos en ayudas quedarán sin repartir, según UPTA, otra organización del sector, debido a las “restrictivas condiciones” impuestas por el Ejecutivo.

El Gobierno ha ampliado hasta el 30 de septiembre el plazo de la cobertura de las ayudas directas a autónomos y empresas. El Ejecutivo, en su modificación del real decreto-ley 5/2021, introduce además una aclaración, que incluye las pérdidas contables como gastos fijos, y por tanto, susceptibles de ayuda.

De este modo, las comunidades autónomas que aún dispongan de recursos financieros podrán incluir, dentro de la cobertura de las ayudas, las deudas y pérdidas contables que han sufrido los autónomos y empresas, hasta el 30 de septiembre de este 2021.

Se trata de una ampliación de cuatro meses en esta cobertura de las pérdidas, respecto a la anterior regulación. También se aclaran algunos supuestos que pueden considerarse susceptibles de ayuda.

Distribución irregular de los fondos

La ampliación aprobada hoy se produce después de que el Gobierno, en abril, se viera obligado a aumentar el número de sectores que pueden acogerse a la línea de ayudas. También se amplió entonces el perímetro de las ayudas, para incluir a las empresas que hubieran incurrido en pérdidas en 2019.

Hoy, las comunidades autónomas que dispongan aún de fondos podrán lanzar nuevas convocatorias de ayudas, que cubran las pérdidas contables y las deudas a proveedores y acreedores hasta el 30 de septiembre, en lugar del 31 de mayo estipulado anteriormente, siempre que estas pérdidas estén vinculadas a contratos anteriores al 13 de marzo de 2021 (cuando entró en vigor el real decreto-ley modificado hoy).

De este modo, el real decreto-ley “aclara”, afirma el Ejecutivo, que las ayudas podrán dedicarse a cubrir las pérdidas contables en este período. “El concepto de costes fijos incurridos incluye las pérdidas contables generadas durante el período de cobertura”, afirma el ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

La medida del Gobierno trata de “maximizar el efecto dinamizador de las ayudas”, especialmente después de que diversas asociaciones de autónomos, UPTA, entre ellas, denunciara que prácticamente la mitad de los 7.000 millones previstos en esta línea de ayuda habían quedado sin repartir a mediados de julio.

Tras la denuncia, la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra del ramo, Nadia Calviño, culpó a las comunidades autónomas de los problemas en la distribución de las ayudas. En concreto, Calviño alabó a regiones como Canarias y Baleares, que han sido “muy ágiles” en la ejecución de las ayudas; en tanto que otras —dijo— han sufrido retrasos en la adjudicación de los fondos.

“Lo que hemos hecho es ampliar este plazo para que las comunidades autónomas tengan tiempo de ejecutarlas completamente y que lleguen finalmente a todas las empresas y autónomos del territorio, que hayan tenido problemas económicos y pérdidas contables por la pandemia”, explicó hoy martes la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, tras el Consejo de Ministros.

Quejas de los autónomos

Para ATA, sin embargo, la ampliación de la cobertura de las ayudas es “un paso adelante para las empresas, pero claramente insuficiente para los autónomos”, afirmó su presidente Lorenzo Amor, en una red social.

“Amplía el plazo de facturas pendientes hasta el 30 de septiembre, pero habíamos demandado hasta el 31 de diciembre”, añadió. “Con este plazo aún se deja fuera a decenas de miles de autónomos, sin poder acceder, ya que no van a poder presentar gastos para cobrar las ayudas, aunque hayan perdido un 80% o 90% de ingresos”, agregó.

“¿Qué gastos justifica, por ejemplo, un guía turístico para cobrar 3.000 euros, aun perdiendo un 90% de facturación con monumentos y museos cerrados, y sin turismo internacional? Los políticos no tienen ni idea de lo heterogéneas que son nuestras actividades como autónomos y empresarios”, afirmó

Fotógrafos, fisioterapeutas, traductores, intérpretes o periodistas son, además de los guías turísticos, algunas profesiones que tendrán dificultades para acceder a las ayudas, según Amor.

¿Te ha parecido interesante?

(-1 puntos, 1 votos)

Cargando...

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.