Los analistas pronostican una subida de tipos en EEUU en 2022

23/09/2021

Miguel Ángel Valero. Lombard Odier augura una subida en 2022, tres en 2023 y otras tantas en 2024, mientras Generali se inclina por un incremento de los tipos "hacia finales de 2022, sólo dos en 2023 y cuatro en 2024".

Tras la última reunión de la Fed, Samy Chaar, Economista Jefe de Lombard Odier, considera que “pone en marcha el reloj del tapering”, en referencia a la retirada de los estímulos monetarios puestos en marcha para combatir la pandemia.

Destaca que las previsiones de crecimiento se rebajaron al 5,9% este año, desde el 7,0%, y se revisaron al alza hasta el 3,8% en 2022. Las previsiones de inflación aumentaron al 3,7% este año y al 2,3% en 2022.

“No hubo un anuncio formal de tapering, pero sí un claro preanuncio. La reducción de las compras de activos llegará en noviembre, con una primera aplicación para diciembre”, precisa este experto, que resalta que el presidente de la Fed, Jerome Powell, quiere un tapering más rápido que el posterior a la gran crisis financiera de 2008.

“Por lo tanto, aumentamos nuestro escenario base a una reducción mensual de las compras de activos de 15.000 millones$ a partir de diciembre de 2021, lo que llevará al final del programa en julio de 2022”, señala.

Las proyecciones de los tipos de interés futuros (el famoso gráfico de puntos) muestran una subida en 2022 y tres subidas en 2023 y otras tantas en 2024.

“El impulso fiscal estadounidense será mucho menor en 2022”, concluye el experto de Lombard Odier, que pronostica “una normalización gradual y flexible de la política de la Fed: una reducción de las compras de activos y la estabilización del balance, seguidas de subidas de tipos, para llevar el tipo de interés general de los fondos de la Fed a un máximo del 2,5% en 2026”.

Vasileios Gkionakis, Jefe de Estrategia de Divisas de Lombard Odier, cree que la reunión de la Fed proporciona “una especie de suelo para el dólar a corto plazo, aunque no esperaríamos ninguna subida importante a partir de aquí”. “Nuestra atención sigue centrada en la evolución de los datos mundiales, en las medidas reguladoras de China y en la percepción de las repercusiones de Evergrande.  Mientras el crecimiento mundial se estabilice y Evergrande resulte ser un hecho aislado, esperaríamos que la fortaleza del dólar pierda fuerza en los próximos meses”, augura.

Visión optimista de la economía de EEUU

Paolo Zanghieri, economista senior de Generali Investments Partners, destaca que, a pesar de los riesgos para el crecimiento debido a los cuellos de botella, la Fed mantiene una visión optimista sobre la economía estadounidense. Las previsiones de crecimiento para 2021 se han revisado a la baja y las de inflación han aumentado considerablemente, para tener en cuenta el impacto de las interrupciones de la cadena de suministro, pero la Fed reitera su opinión de que los problemas son temporales.

“Las condiciones son propicias para una reducción de las compras de activos que podría anunciarse ya en la reunión de noviembre. Así las cosas, las compras netas de activos deberían llegar a 0 a mediados de 2022”, apunta. Eso significa una una reducción de las compras de aproximadamente 15.000 millones$ al mes.

El gráfico de puntos muestra una subida de tipos en 2022, “pero el Comité está dividido en cuanto a esa decisión”. Powell se encargó de subrayar que el FOMC está dividido a partes iguales en esta cuestión: nueve miembros prevén una subida a finales del año que viene y los nueve restantes la retrasan hasta 2023. En junio, siete funcionarios veían una subida de tipos el próximo año. También proyectan un ritmo más rápido de normalización de los tipos, con tres subidas en 2023 (frente a las dos de junio) y en 2024. A finales de ese año, el tipo de interés oficial alcanzará el 1,75%. “Nosotros esperamos que se alcance ese nivel con una senda ligeramente diferente, más prudente: ahora esperamos una subida de tipos hacia finales de 2022, sólo dos en 2023 y cuatro en 2024”, señala el experto de Generali.

Mientras que el crecimiento para 2021 se rebajó notablemente, las perspectivas de crecimiento a largo plazo se revisaron ligeramente al alza. Se prevé que la creación de empleo sea un poco más lenta este año en comparación con la proyección de junio, pero el objetivo de una tasa de desempleo del 3,8% a finales de 2022 sigue siendo alcanzable. “Éste es el nivel que algunos miembros del Comité han asociado al pleno empleo”, subraya el experto de Generali.

Una inflación realizada más alta de lo previsto para este año se tradujo en una fuerte revisión al alza de las perspectivas a corto plazo. El carácter transitorio del rebote se mantiene, pero Powell admitió que el aumento de la inflación debido a los cuellos de botella podría prolongarse hasta 2022.

Oddo ve un tapering de 7 meses

Bruno Cavalier, economista jefe de ODDO BHF AM, pronostica que “a menos que el próximo informe sobre las nóminas (cuya publicación está prevista para el 8 de octubre) sea desastroso -lo que parece poco probable-, la Fed seguramente reducirá “pronto” las compras de activos en su reunión del 3 de noviembre”. Esto confirma la señal de julio. El impacto de la cepa Delta no ha debilitado significativamente las perspectivas económicas y el riesgo de Evergrande se considera un problema chino con escaso impacto directo en Estados Unidos. Jerome Powell sugirió que el tapering podría durar siete meses, a razón de 15.000 millones$ al mes. En 2014, el tapering duró nueve meses a un ritmo de unos 10.000 millones al mes.

La curva de rendimientos de EE.UU. fue ligeramente más plana después de la reunión del FOMC. “Probablemente es lo mejor que podía esperar Jerome Powell tras confirmar su intención de reducir (modestamente) el grado de acomodación monetaria”, opina.

“Desde hace meses, la Fed difunde la idea de que un tapering más temprano o más rápido no significa una normalización acelerada de los tipos de interés. El FOMC está dividido con respecto a una primera subida de tipos en 2022. DEs probable que la mitad que se inclina por esperar hasta 2023 incluya a los pesos pesados del FOMC, empezando por Jerome Powell. En cualquier caso, la Fed no tiene intención de subir los tipos de interés oficiales hasta que se complete el tapering”, añade.

Cavalier apunta a varios hechos:

  • el nuevo año fiscal comienza el 1 de octubre sin que el Gobierno sepa qué financiación tendrá
  • se ha alcanzado el límite de la deuda federal. En 2011, el riesgo se evitó justo a tiempo, pero la pérdida de la calificación AAA de Standard & Poor’s siguió provocando graves turbulencias financieras.
  • la disputa entre los demócratas. Los demócratas de centro no están dispuestos a apoyar el plan de 3,5 billones resentado por Joe Biden, que exige un aumento del gasto social y varias medidas medioambientales, y quieren aplazarlo hasta las elecciones de mitad de mandato de noviembre de 2022. Sin embargo, estos demócratas están a favor del plan de infraestructuras de 1 billón de dólares (que ya cuenta con apoyo bipartidista en el Senado) y quieren que se vote rápidamente. Los demócratas progresistas, por el contrario, quieren que la prioridad sea el plan de 3,5 billones, pues de lo contrario amenazan con votar en contra del plan de 1 billón.

Sandrine Perret , economista  de Vontobel, cree que la extinción de las subvenciones por desempleo, la reducción de los contagios y la reapertura de las escuelas deben favorecer un retorno “fuerte” del empleo en septiembre, lo que facilitará la decisión de iniciar la retirada de los estímulos.

Pronostica la primera subida de tipos en 2023, aunque dependerá de la evolución de la inflación. El presidente de la Fed, Jerome Powell, admite que es improbable que se produjera una subida de tipos antes de que concluyera el proceso de tapering, ya que no tendría sentido endurecer los tipos mientras se siguen comprando bonos. “Esto confirma nuestra opinión de que cualquier subida de tipos sólo empezará una vez que haya finalizado el tapering de la flexibilización cuantitativa”, subraya la experta de Vontobel.

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando...

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.